¡Has tenido un hijo no reconocido!

martes, 28 septiembre 2021 - 16:15
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

    Lasso promete eliminar el impuesto a la herencia y se desata la polémica. Desde el socialismo creen que este impuesto es la vía para construir una sociedad igualitaria confiscando, cuando mueras, una parte de lo que fue tu propiedad (a pesar de que ya pagaste anualmente impuesto a la renta). Como resultado, el Estado se convierte en tu hijo no reconocido, con legítimo derecho al fruto del esfuerzo y trabajo de toda tu vida.

    El error en esta visión es desconocer que la institución de la herencia beneficia tanto a herederos como a no herederos. ¿Cómo? La posibilidad de dejar un legado incentiva el ahorro de los padres pensando no solo en ellos (visión de corto plazo), sino en sus descendientes (visión de largo plazo). El ahorro posibilita la inversión para ampliar la producción. Se benefician los dueños de esos medios productivos, así como el resto de la sociedad a través de: la generación de empleo, mejores salarios, mayor oferta de bienes y servicios. El bienestar de nuestra generación es la herencia del ahorro/ inversión de nuestros antepasados.

    Expliquemos el daño que provoca el impuesto a la herencia imaginando un caso extremo. Una sociedad en donde existe un impuesto a la herencia del 100 por ciento. Cada nueva generación debería empezar de cero: dejar de consumir (ahorrar), crear capital de trabajo, comprar maquinaria, etc. ¡Esto retrasaría el desarrollo y destruiría el bienestar de toda la sociedad!

    Si el impuesto a la herencia tiene efectos nocivos en el bienestar, ¿por qué todavía se lo usa en algunos países del primer mundo? Los países desarrollados tienen una elevada propensión al ahorro (baja preferencia inter temporal), como resultado, el impacto negativo de un impuesto que impulsa el consumo es menor. En cambio, en un país subdesarrollado (con baja propensión al ahorro), un impuesto que impulsa el consumo reduce significativamente la inversión y el bienestar. Muchos países ya lo han entendido, y en los últimos 20 años han eliminado el impuesto a la herencia: Suecia, Noruega, Austria, Portugal, Rusia, Liechtenstein, Singapur, Hong Kong, etc.

    Es hora de abandonar prejuicios caducos y reconocer que la motivación que tenemos los padres para dejar un legado material a nuestros hijos es un motor poderoso para la construcción de bienestar para toda la sociedad. ¡Dile no al Estado que quiere ser tu hijo no reconocido!

    Más leídas
     
    Lo más reciente