Mitos y verdades sobre la donación de sangre | Vistazo

Mitos y verdades sobre la donación de sangre

Salud

Mitos y verdades sobre la donación de sangre

Redacción Domingo, 14 de Junio de 2015 - 12:13

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre, cuyo tema en este año es “Gracias por salvarme la vida”.

En esta fecha, se destaca la importancia de los millones de donantes voluntarios en el mundo y se hace énfasis en la necesidad de seguir contando con más personas para ayudar a miles de pacientes.

Sin embargo, alrededor de la donación de sangre existen creencias que pueden influir en la decisión de convertirse en un donante regular.  Para desvirtuarlas, VISTAZO entrevistó a dos expertos.

Francisco Mora Frixone, médico hematólogo y director técnico del Banco de Sangre de la Cruz Roja del Guayas, señala que los donantes voluntarios pueden ser  hombres y mujer de 18 a 65 años, que se encuentren en buenas condiciones y tengan los niveles de hemoglobina adecuados.

Previo a la donación se llena un formulario para conocer si cumplen varios requisitos. Por ejemplo, aquellos que haya ingerido alcohol en los tres días previos a la donación o ciertos medicamentos quedan excluidos.

Contrariamente a lo que se piensa, el doctor Mora indicó que las personas que poseen tatuajes sí pueden ser donantes, pero deben esperar al menos 12 meses después de habérselo realizado. Las personas con diabetes (aunque con un cuidado especial) también pueden donar sangre, al igual que las mujeres que atraviesen ciclos de menstruación, pero que tengan niveles de hemoglobina y el peso adecuados.


Las personas con tatuajes sí pueden ser donantes, pero
sólo 12 meses después de habérselo realizado.

Por su parte, la doctora Ximena Haro Chávez, coordinadora técnica del Banco de Sangre de la Cruz Roja – Guayas, asegura que la donación no engorda ni adelgaza, ni mucho menos afecta el rendimiento sexual.

Haro, quien es Magíster en Medicina Transfusional, destaca que uno de los beneficios de la donación regular es que la regeneración de la sangre permite tener glóbulos rojos con mejor capacidad de transportar el oxígeno.

“Otra creencia que tenemos es que la sangre que dono en este momento puedo utilizarla (en una transfusión) inmediatamente”, menciona Morán.

La  sangre recibida debe pasar por varios análisis: cinco pruebas en serología (para detectar enfermedades infectocontagiosas) y luego tres comprobaciones de tipo NAT (nucleic acid test) o pruebas de ácidos nucleicos. “Ahí se tiene la seguridad absoluta de que la sangre que se va a procesar y que a llegar la final para entregar a los hospitales y clínicas no tiene ningún riesgo”, sostiene.

Sobre la caducidad de la sangre, Haro explica que eso ha variado con el tiempo. Hace 20 años, la sangre donada tenía solo 21 días antes de su caducidad, pero actualmente se la puede mantener en óptimas condiciones hasta por 45 días gracias a potenciadores y soluciones aditivas.

Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda que el 2,5 % de la población, sin embargo Haro indica que en la provincia del Guayas esa cifra solo alcanza el 1,5%, por lo que se busca –a través de campañas- aumentar el número de donadores regulares.

Una de las cifras a destacar es la de los donantes según el género en la ciudad de Guayaquil: la mayoría son hombres, con un porcentaje entre el 70 y 72%.

Morán manifiesta que si bien la sangre se obtiene a través de una acción altruista, su procesamiento para que esté en óptimas condiciones para una transfusión tiene un reconocimiento, el cual es aprobado por el Ministerio de Salud. “El reconocimiento es el valor exacto del proceso que incluye la selección, extracción, los laboratorios y todas sus pruebas, el almacenamiento y el despacho a los hospitales y clínicas que la requieren”, explica.

Señala que el concentrado de glóbulos rojos -que es lo que más se usa- que Cruz Roja pone en las clínicas y hospitales tiene un costo de recuperación de 85 dólares, plaquetas 27 dólares y el plasma fresco congelado 20 dólares “indistintamente del tipo de sangre que sea”.

“No es que porque es el O- que hay menos porcentaje cuesta más o si el AB- que hay menos del 1% va a costar 500 dolares”, subraya.