Un cáncer que te quita la respiración

jueves, 11 febrero 2021 - 10:22
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Cuando hablamos de cáncer, los de mayor incidencia como el de mama, útero, páncreas y piel, son por los que hay un amplio despliegue de campañas de prevención, pero entre ellos también está el de pulmón, del cual la doctora Erika Serrano, especialista en oncología, nos advierte que tiene la más alta tasa de mortalidad en América Latina y su diagnóstico suele darse en estadios avanzados, debido a que los síntomas son inespecíficos.
Según estadísticas de Globocan (Global Cancer Observatory) 2018, en Ecuador este tipo de cáncer se ubica en la posición número 9, lo que traducido a números son 1.300 casos por año. La experta nos explica sobre los pormenores de esta enfermedad.
 
¿Cuáles son los detonantes del cáncer de pulmón y cómo y cuándo debo realizar chequeos?
Los factores de riesgo son todo aquello que afecte la probabilidad para desarrollar la enfermedad. Tener uno o varios factores de riesgo no significa padecer la enfermedad. Y es el consumo de cigarrillo uno de los mayores detonantes, pero un cuarto de los pacientes de cáncer de pulmón no son fumadores, por lo que se atribuye a diferentes agentes de exposición ambiental o laboral tales como el asbesto,  el humo de leña, entre otros.
No se dispone de un método diagnóstico para prevención como en otros tipos de cáncer. Pero en países de primer mundo se realizan TAC (Tomografía Axial Computarizada) de baja dosis anual en personas de 55 a 85 años con historial de tabaquismo, lo que permite estar alerta y detectar estadios iniciales.
 
¿Qué pacientes son los más propensos a padecerlo?
La OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que un 64 % de los casos lo padece por el consumo de tabaco, y el 36 % restante es por la contaminación del aire en interiores y exteriores, el gas radón residencial y el arsénico en el agua potable.
 
¿Cuál es el tratamiento y la esperanza de vida de los pacientes que lo padecen?
En los últimos años el advenimiento de las terapias Target, terapias personalizadas e inmunoterapia,  a través de estudios genéticos, ha permitido no solo prolongar la vida, sino curar cada vez a más pacientes, aunque esta cifra sigue siendo reducida, se trata de una tasa de sobrevida que puede fluctuar  aproximadamente entre 5 a 7 años, a diferencia de la respuesta que se obtiene con la quimioterapia, con mayor toxicidad y con una tasa de supervivencia que no supera los 15 meses.
 
¿Cómo prevenirlo?
Una prevención como tal no hay, pero sí evitar el mayor factor de riesgo que es el tabaco, así como el de acudir a un médico especialista en el momento de presentar síntomas respiratorios que sean una alarma como tos que no cede o se incrementa, hemoptisis, disnea (sensación de falta de aire), pérdida de peso, dolor óseo.
 

Más leídas
 
Lo más reciente