Uruguay exporta 210.000 toneladas de bonos de carbono

domingo, 21 marzo 2021 - 06:09
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Tras 'secuestrar' CO2 de la atmósfera gracias a sus bosques, Uruguay concretó la venta de 210.000 toneladas de bonos de carbono, el equivalente a lo que genera un automóvil recorriendo cerca de 1.700 millones de kilómetros.

Esto es lo que explica Francisco Bonino, presidente de AF, empresa que administra fondos de inversión forestales en Uruguay.

Dichos bonos son un instrumento internacional que permite la compensación voluntaria de las emisiones de gases de efecto invernadero y son utilizados por empresas autorizadas a usar este método para cumplir sus metas ambientales.

En este caso, el CO2 es capturado por los árboles en el momento que hacen su fotosíntesis y esto permite sacar parte del que se libera por distintas actividades humanas.

"En los últimos años se han ido generando distintas alternativas de compensación. Nosotros estamos secuestrando para un estándar voluntario que las empresas adhieren por su propia voluntad", explica Bonino.

Según esto, indica que para lograrlo hay que "registrar" que se está secuestrando CO2 y eso luego es controlado.

"Hay un auditor que viene cada ciertos años y chequea que estés secuestrando lo que dijiste que ibas a secuestrar, que los árboles hayan crecido, que tu superficie plantada sea la que iba a ser cuando presentaste el proyecto. Si eso está ocurriendo se emite un certificado de carbono que dice que has secuestrado determinado carbono de la atmósfera", añade Bonino.

En este oportunidad, uno de esos fondos administrados por AF vendió bonos por 210.000 toneladas, que fueron adquiridos por dos compradores.

"Este tiene un valor porque hay alguien que emite en algún lugar del mundo y le interesa comprarlo para mitigar su efecto", concluye Bonino.

Según detalla un comunicado, las plantaciones forestales permiten secuestrar CO2 de la atmósfera y son las responsables de que Uruguay pueda ser considerado un país balance neto negativo en materia de ese gas.

Además, sostiene que, según estimaciones locales, una plantación forestal secuestra en promedio 5 toneladas por hectárea y por año.

"El carbono secuestrado es consecuencia del crecimiento de pinos y eucaliptus que durante más de 10 años acumularon carbono en plantaciones de los proyectos Bosques del Uruguay, generando por lo tanto un efecto positivo para el medio ambiente en materia de su aporte al equilibrio en la emisión de gases de efecto invernadero", concluye el texto.

Tags:
Más leídas
 
Lo más reciente