Publicidad
Ecuador, octubre 01 de 2014
Online
Revista
Pais OPINIÓN Canal RSS

Microbioma y obesidad


Por: Jeannete Zurita
Fecha: 22/09/2014

Acabo de asistir al Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy (ICAAC) en Washington, reunión anual de la Asociación Americana de Microbiologia (ASM). Lo que me llamó la atención es la frase que se podía leer en varios sitios del pabellón de la asociación: "Microbiology touches everything" que traducido sería “la Microbiología toca todo”, también se podría interpretar como“la Microbiología está en todo”. Así es, los microbios están involucrados en todo, incluso en la obesidad.

El tema mediático de la comida chatarra y la obesidad ha generado diversos tipos de opiniones, es un tema complejo, tanto que si usted tiene un tipo de bacterias en su intestino podría ser gordo y si no las tiene podría ser flaco. Uno de los objetivos en el desarrollo del entendimiento del microbioma humano es descifrar los vínculos entre los microbios del intestino y la enfermedad. Ya que la presencia de ciertas bacterias en el intestino podría contribuir a la obesidad, por lo que el enmarañado problema de ser gordo va más allá de los hábitos, las cadenas de comida rápida, la pobreza, la abundancia o del olvidado pecado de la gula.

La obesidad en su mayor parte se culpa a los hábitos de comida. Pero tal vez, sólo tal vez, parte de la culpa debe recaer en su totalidad en otro tipo de organismo: las bacterias. Jeffrey Gordon de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis, demostró que los intestinos de las personas obesas tienen una composición diferente de  microbios en comparación con los de las personas delgadas. Esta población microbiana en realidad podría estar ayudando a ganar peso. Esto fue demostrado cuando bacterias tomadas de un ratón obeso fueron trasplantadas en el intestino de otro ratón logrando que los animales ganen más grasa de lo normal. Los investigadores proponen que las bacterias de los ratones obesos liberan más calorías de los alimentos, que son absorbidas por el cuerpo y que el exceso de grasa se transforma en depósito.

Las personas obesas que consideran la cirugía de bypass gástrico como método para ayudar a reducir su grasa podría algún día tener otra opción: la ingestión de una nueva oferta de bacterias intestinales. Un estudio en ratones sugiere que la pérdida de peso después de la cirugía de derivación no es causada por la operación en sí, pero al menos en parte por un cambio en las cantidades de diversas especies de microbios en el intestino como ha sido demostrado por Lee Kaplan, director del Instituto de la Obesidad, Metabolismo y Nutrición del Hospital General de Massachusetts en Boston. Los resultados se presentan en la revista Science Translational Medicine.

Asimismo la investigación llevada a cabo por Peer Bork, del Laboratorio Europeo de Biología Molecular en Heidelberg, Alemania, ha encontrado, que sólo hay tres tipos de poblaciones intestino-microbio. El resultado podría ayudar a identificar las causas de la obesidad y la enfermedad inflamatoria intestinal. El tipo de intestino-microbio de una persona puede ayudar a determinar si las personas pueden comer todo lo que quieran y permanecer delgadas, si van a experimentar más dolor intestinal que otros cuando se está enfermo y lo bien que pueden metabolizar ciertas drogas. El equipo de Bork ha nombrado tres tipos de individuos en la población humana: tipo intestino-microbio Bacteroides, Prevotella y Ruminococcus.

Los del tipo Bacteroides son conocidos por ser buenos para romper los carbohidratos, por lo que es posible que las personas de este tipo podrían, por ejemplo, luchar más contra la obesidad. Mientras que los del tipo Prevotella tienden a degradar el moco viscoso en el intestino, lo que posiblemente podría aumentar el dolor intestinal. Los del tipo Ruminococcus, absorben azúcares, que pueden contribuir al aumento de peso. Otros estudios sugieren que nuestros cuerpos comunican de alguna manera nuestro peso a los microbios en el intestino, y que la obesidad puede alterar el equilibrio microbiano normal, otras investigaciones incluso han demostrado que  el desplazamiento de los microbios puede afectar el peso.

Ahora, ¿cuáles son las implicaciones de estos hallazgos? ¿Podría nuestro microbioma intestinal influir en la incidencia de la obesidad o la enfermedad cardíaca coronaria o incluso en el accidente cerebro-vascular? Podría la etiología ser tan simple como tener unos pocos genes en unas pocas bacterias en algún lugar en el intestino delgado? Claramente, los hábitos dietéticos que hacemos proporcionan la presión de selección en curso, para determinar qué cepas bacterianas -incluso qué genes- se mantienen o pierden.

Las bacterias que conforman la microbiota desempeñan un papel importante en nuestras funciones corporales, incluida la inmunidad, la digestión y la protección contra la enfermedad. Lo seguro por el momento es que sin los billones de microbios que habitan en nuestro intestino, no podríamos beneficiarnos plenamente de los componentes de nuestra dieta. Todos los seres humanos dependemos de nuestras bacterias intestinales para suministrar las enzimas que nos faltan y tal vez -¿por qué no?- para ser delgados. Evidentemente la cantidad de información sobre el microbioma del tracto intestinal y nuestro cuerpo está llevando a una mayor exploración de la naturaleza de estos microbios, generando resultados que sin duda nos sorprenderán a todos.

 
NOTICIAS RELACIONADAS
Microbioma y obesidad
Tiempos del Ébola (1)
Riesgo de infecciones asociadas a la atención en salud
Enfermedades metaxénicas
Las bacterias y el artículo 146
Bacterias resistentes clasificadas según nivel de amenaza
Infecciones asociadas a rituales religiosos
Influenza: asuntos pendientes
Las grandes infecciones pequeñas
Prevención y control del dengue: buenas y malas prácticas
 
Compartir
 
enviar
imprimir
corregir
Enviar a un amigo
Imprimir noticia
Corregir noticia
Pais COMENTARIOS

Nombre:
Apellido:
Cédula:
Email:
Comentario:

Máximo de caracteres 500     
Código:
Nota: No publicaremos comentarios ofensivos e insultantes y/o cuyo usuario no esté debidamente identificado. Los comentarios emitidos reflejan el criterio de nuestros lectores, de ninguna manera pueden ser considerados como la opinión de Revista Vistazo.
Publicidad
COLUMNISTAS
La osteoporosis, esa enfermedad inventadaLa osteoporosis, esa enfermedad inventada
Ricardo Hidalgo Ottolenghi
Microbioma y obesidadMicrobioma y obesidad
Jeannete Zurita
Snowden, ¿héroe?Snowden, ¿héroe?
Francisco Franco Suárez
COLUMNAS
ACTUALIDAD“Vivimos tiempos de sobredosis”
Pilar Ortiz de Pérez.
GENTECosa tan rara…
Mariana Romero.
COMENTARIOSElogio a Platero
José Benigno Carrión M.
ATRAPADA EN ECUADOREl hurto de ideas
Nayomi Chibana.
Encuesta

¿Qué novela de Gabriel García Márquez la ha leído más veces?

'Cien años de soledad'
'Crónica de una muerte anunciada'
'El coronel no tiene quien le escriba'
'El otoño del patriarca'
'El amor en los tiempos del cólera'
'El general en su laberinto'

Esta no es una encuesta científica.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
VistazoQuiénes somos | Suscripciones | Publicidad
Todos los derechos reservados © 2014 Vistazo.com
Otras publicaciones