La tecnología responde a la crisis | Vistazo

La tecnología responde a la crisis

Tecnología

La tecnología responde a la crisis

Luis Medina | [email protected] Domingo, 26 de Junio de 2016 - 16:32

Las herramientas tecnológicas se unieron a las labores de rescate mediante la información aportada por drones, redes sociales y mapas colaborativos.

Un dron sobrevolando las ruinas de un pueblo destruido. Facebook anunciando quiénes están a salvo. Una comunidad de voluntarios, nacionales e internacionales, mapeando las zonas devastadas desde sus computadoras. Desde que el terremoto del 16 de abril golpeó a Ecuador, la tecnología cobró un protagonismo inusitado en desastres naturales previos ocurridos en territorio nacional, facilitando la localización de personas, registrando el estado de las vías o actualizando información geográfica necesaria para coordinar las labores de rescate.

La tecnología está dando una nueva forma a la manera en que se monitorea, se detecta y se responde ante una emergencia natural alrededor del mundo. Así lo indica un artículo publicado por el MIT Enterprise Forum, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, una de las universidades de mayor prestigio mundial en el área. Un estudio de la Fundación de las Naciones Unidas –divulgado tras el terremoto de 2010 en Haití– refuerza esta teoría, resaltando que la tecnología juega un rol vital en el campo de la comunicación. Sin información oportuna no puede haber la coordinación que se requiere para responder efectivamente a una catástrofe, sostiene el reporte. La tecnología es capaz de proveer esa información.


Facebook activó su servicio de “Safety Check”
para registrar a los usuarios que estaban a
salvo después del terremoto del 16 de abril.

La relevancia comunicacional de la tecnología durante los desastres se evidenció en Ecuador después del sismo de 7,8 grados en la escala de Richter que azotó la costa norte del país. Facebook fue una de las primeras herramientas digitales en ponerse manos a la obra, activando una opción para que los usuarios en territorio ecuatoriano notificaran que estaban a salvo. En Ecuador, la red social tiene cerca de cinco millones de usuarios entre la población mayor a 12 años, indica un documento de 2015 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

La “comprobación del estado de seguridad” –o “safety check” en inglés– es un servicio que Facebook activa en lugares donde ha ocurrido una catástrofe. El 16 de abril se hizo efectivo bajo la etiqueta “Terremoto en Ecuador”. Según información de la firma, el sistema detecta qué usuarios están cerca del sitio del desastre para preguntarles si están bien. Cuando el usuario ha confirmado su seguridad, Facebook automáticamente lo avisa a sus contactos mediante una notificación emergente. “Esperamos que sea una herramienta para ayudar a las personas a mantenerse conectadas con sus seres queridos y les dé la tranquilidad de saber que están a salvo”, explicó la compañía cuando presentó el servicio en octubre de 2014.

Los drones también ayudaron a reconocer la magnitud de los daños del sismo. Un aparato de la agencia de noticias francesa AFP sobrevoló localidades como Portoviejo, mostrando desde una perspectiva aérea edificios derrumbados y escombros bloqueando las calles. Asimismo, un dron filmó desde la altura escenas como el puente caído de la avenida de las Américas, en Guayaquil. Más allá de registrar imágenes catastróficas, los dispositivos proveyeron datos. Un informe de la revista académica Ciencia Actual, publicado en marzo, explica que la utilidad de los drones en situaciones de desastre radica en su capacidad de generar información para evaluar riesgos, mapear zonas afectadas y reducir la exposición al peligro de los rescatistas.


La iniciativa Mapping Ecuador generó cartografías 
de zonas como Pedernales, las cuales fueron 
afectadas por el terremoto y antes no contaban 
con mapas detallados de sus calles.

Otra iniciativa tecnológica que surgió a raíz del terremoto fue Mapping Ecuador, un proyecto colaborativo para crear mapas digitales actualizados de las áreas golpeadas por el terremoto. El trabajo ha creado cartografías detalladas de poblaciones como Pedernales, que antes no contaban con mapas digitales de sus calles. Los resultados de este proyecto están disponibles en OpenStreetMaps, una plataforma a la que se puede acceder desde Internet. La información que presenta es parecida a la disponible en otros servicios –como Google Maps– pero con la diferencia de que estos mapas son construidos de manera comunal por voluntarios y los resultados son de libre uso y descarga.
 
El objetivo de hacer mapas de las zonas afectadas es colaborar con los equipos que acuden a las zonas afectadas, los cuales requieren información actualizada para coordinarse, indica el sitio web de la iniciativa, impulsada por LlactaLab de la Universidad de Cuenca. Con la construcción de los mapas, explican los responsables del proyecto, se ayuda a que organizaciones, instituciones del estado y otros grupos tengan datos actualizados para tomar decisiones. Iniciativas como esta se dieron también en otros lugares afectados por terremotos, como Nepal o Haití.