Mujer, sexualidad, Internet y política | Vistazo

Mujer, sexualidad, Internet y política

País

Mujer, sexualidad, Internet y política

María Belén Arroyo | [email protected] Martes, 23 de Agosto de 2016 - 11:35
El estudio “Mujer, Sexualidad, Internet y Política”, publicado por los ecuatorianos Jaime Durán Barba y Santiago Nieto, en México en 2006, es una aproximación al perfil de los electores latinoamericanos, luego de años de investigaciones. ¿Cómo es ese elector?
 
 
Influenciado por Internet 
A diferencia del elector del siglo XX, recibe información desde redes sociales, comenta e interactúa con esos datos. Según el último dato del INEC, de 2015, el 34,7 por ciento de hogares ecuatorianos tienen acceso a Internet, 22,9 puntos más que hace seis años. Pero el crecimiento más espectacular se registra en el uso de teléfonos inteligentes: del 55,4 por ciento de personas que tienen un celular activado, el 37,7 por ciento poseen un teléfono inteligente, esto es, 13 puntos porcentuales más que el año anterior.
 
Cuestiona la autoridad 
Si creció en la última década, con certeza ya no vivió en la familia ampliada, y posiblemente tampoco en la familia nuclear, con padre y madre. Esto hace que no reconozca la autoridad paterna. Trasladado el fenómeno al ámbito político, el líder o autoridad ha perdido el velo místico. Esto hace que el elector busque autoridades con quienes se conecte en forma horizontal.
 
Busca el goce, el consumo, el disfrute 
El elector del siglo XXI no muere por ideales, busca vivir bien: para él, los pósteres del Che Guevara son un ícono caduco y en desuso. Así como busca prepararse, estudiar y trabajar, busca el descanso, la recreación y el placer. Es una generación que tiende al hedonismo y al consumo.
 
No se interesa en política 
Tiene mayor interés en la vida de su mascota, en llevarle a espacios de recreación, que en reparar en las figuras que pululan en la vida política. Esta suerte de conciencia por la vida animal va de la mano con una conciencia ambiental. En parte, esto puede haber sido moldeado por la incursión de las mujeres en la vida productiva, y en los ámbitos laboral, social, económico y político.
 
Defiende los derechos sexuales 
Y reproductivos de las personas, esto es, su derecho a decidir por su vida sexual. Esta parece haber sido una herencia de los procesos de los años 60. La influencia de la mujer en el ámbito político parece haber sido, también en este tema, fundamental.