Uruguay no acogerá más presos de Guantánamo | Vistazo

Uruguay no acogerá más presos de Guantánamo

Mundo

Uruguay no acogerá más presos de Guantánamo

EFE Lunes, 23 de Marzo de 2015 - 17:29

Montevideo.- El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, dijo hoy que "es definitivo" que Uruguay no acogerá a más presos del penal estadounidense de Guantánamo, como hizo el anterior Gobierno, presidido por José Mujica (2010-2015), que recibió como refugiados a seis reos de ese penal.

En declaraciones a la prensa, Nin Novoa se pronunció sobre el tema al responder a la pregunta de si el Gobierno de Tabaré Vázquez, en el poder desde el pasado 1 de marzo, tiene previsto concretar alguno de los pedidos realizados por estos expresos refugiados en el país, que recientemente solicitaron a la Intendencia de Montevideo un terreno para construir una mezquita.

"Se está estudiando. Lo que es cierto es que no van a venir más presos de Guantánamo. Eso es definitivo", sostuvo.

La llegada de los seis hombres contra los que nunca se presentaron cargos y considerados de bajo riesgo, se produjo el pasado 7 de diciembre y respondió al compromiso de Mujica de colaborar con su homólogo Barack Obama en el programa de cierre de Guantánamo, un penal para acusados de terrorismo situada en la base que EE.UU. tienen en territorio cubano.

"Hemos ofrecido nuestra hospitalidad para seres humanos que sufrían un atroz secuestro en Guantánamo. La razón ineludible, es humanitaria", argumentó Mujica dos días antes de la llegada de los refugiados -cuatro sirios, un tunecino y un palestino-, que fue desde el inicio de su trámite duramente criticada por la oposición.

La semana pasada, el presidente Barack Obama dijo que debió haber cerrado el penal de Guantánamo al llegar a la Casa Blanca, en 2009, cuando parecía haber consenso con la oposición republicana sobre su clausura.

Su Administración trabaja a contrarreloj para cerrar el centro de detención en los escasos dos años que le quedan en la Casa Blanca, pero se topa con la férrea oposición de los republicanos, con el control absoluto del Congreso tras las legislativas de noviembre.