Ofrecimiento de diálogo de Pyongyang, un desafío mayor para Trump | Vistazo

Ofrecimiento de diálogo de Pyongyang, un desafío mayor para Trump

Mundo

Ofrecimiento de diálogo de Pyongyang, un desafío mayor para Trump

AFP Miércoles, 07 de Marzo de 2018 - 12:39
El sorpresivo ofrecimiento de conversaciones sobre el programa nuclear de Pyongyang presenta el mayor desafío global a la administración de Donald Trump, que muestra una rara cautela luego de sus reiteradas amenazas. En el Salón Oval, el mandatario de 71 años se mostró excepcionalmente sobrio.
 
"No quiero hablar demasiado sobre cosas que todavía no conocemos", afirmó, a la espera de que se clarifique la atractiva oferta de Corea del Norte.
 
Aunque los detalles son escasos, Pyongyang admitió que estaría dispuesto a congelar sus ensayos nucleares a cambio de negociaciones con Estados Unidos.
 
El líder norcoreano Kim Jong Un consideraría incluso destruir sus armas nucleares si Washington abandona su objetivo de propiciar un cambio de régimen en su país y las amenazas de una eventual acción militar.
 
Esta semana altos funcionarios surcoreanos, que transmitieron el mensaje de Kim, así como representantes de Japón y Estados Unidos confluirán en Washington para intercambiar opiniones.
 
Mientras, Trump calificó la aparente apertura de Corea del Norte como una oferta "muy positiva", aunque su gobierno mantiene profundas dudas al respecto.
 
El director nacional de Inteligencia, Dan Coats, se mostró reticente al declarar ante el Congreso que era "bastante escéptico sobre todo esto".
 
"Probablemente sea un avance importante, yo seriamente lo dudo", afirmó.
 
Otro jerarca del gobierno que solicitó el anonimato, dijo que "hay 27 años de historia en la que violan cada uno de los acuerdos que hicieron con Estados Unidos".
 
- Opciones abiertas -
La disposición de Trump -al menos por ahora- a dejar de lado la retórica confrontativa es en parte oportunidad y en parte necesidad.
 
La mayoría de los analistas afirma que Corea del Norte ganó una batalla decisiva ante la opinión pública sobre Estados Unidos durante los JJOO el mes pasado, cuando el vicepresidente Mike Pence parecía dispuesto a hablar con Pyongyang, pero fueron los coreanos quienes se reunieron entre ellos.
 
- Opciones militares -
Las otras opciones de Trump son extremas y con resultados dudosos.
 
Altos funcionarios estadounidenses admiten en privado que un ataque "bloody nose" (nariz ensangrentada) para disuadir a Kim de continuar sus ensayos balísticos y nucleares nunca fue seriamente considerado.
 
En realidad, dijeron, cualquier ataque contra Corea del Norte requeriría una fuerza militar abrumadora y casi seguramente pondría a 30.000 efectivos militares estadounidenses y millones de civiles aliados en Corea del Sur en riesgo inmediato.