La reforma tributaria de Trump: los desafíos que se abren | Vistazo

La reforma tributaria de Trump: los desafíos que se abren

Mundo

La reforma tributaria de Trump: los desafíos que se abren

EFE Sábado, 23 de Diciembre de 2017 - 08:24

Tras ver aprobada esta semana su reforma fiscal y lograr su mayor triunfo legislativo, el presidente de EE.UU., Donald Trump, partió hoy exultante para sus vacaciones en Florida, a falta de un mes de cumplir un año en la Casa Blanca.

"El 95 % de los estadounidenses pagará menos o, como mucho, la misma cantidad de impuestos (la mayoría mucho menos). ¡Los demócratas solo quieren subir tus impuestos!" dijo Trump en su cuenta de Twitter, poco después de subirse al avión presidencial rumbo a su descanso navideño.

Previamente, en un acto en la Casa Blanca, el mandatario selló la propuesta legislativa aprobada esta semana en el Congreso con el respaldo de la mayoría republicana en la Cámara y en el Senado, después de semanas de intensas negociaciones.

Trump aseguró sentirse "muy honrado" de la aprobación de esta reforma fiscal, que insistió en calificar como "la mayor de la historia" de EE.UU.

Esta semana, el presidente afirmó que este recorte de impuestos es "su regalo de Navidad a todos los estadounidenses".

La norma implica, entre otros aspectos, la rebaja del impuesto que pagan las empresas del 35 % al 21 % y en menor medida para los trabajadores.

"Es una ley para crear empleos (...). Las empresas se van a volver literalmente locas", afirmó Trump ante los periodistas.

De hecho, subrayó que los efectos de la reforma fiscal ya se empiezan a notar, al mencionar el caso de la empresa de telecomunicaciones AT&T, que anunció un pago extra de 1.000 dólares a sus empleados tras la modificación tributaria.

El recorte de impuestos aprobado supone agregar 1,5 billones de dólares a la deuda pública, que actualmente ya supera los 20 billones de dólares, en los próximos diez años, según datos de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), algo que el mandatario considera se equilibrará con el impulso generado en la economía.

Trump ha prometido que, con la aguda bajada de impuestos EE.UU., la primera economía mundial crecerá por encima del 4 % anual.

El último cálculo del Gobierno estadounidense situó, no obstante, el ritmo de crecimiento anual en el tercer trimestre de 2017 en el 3,2 %.

Por otro lado, el mandatario también celebró que la reforma incluye la supresión de la obligación a todos los ciudadanos de tener un seguro médico que figura en la actual ley sanitaria, conocida como "Obamacare".

"Básicamente, hemos acabado con Obamacare", sentenció el presidente.

La revocación de la ley sanitaria de su predecesor, Barack Obama, que expandía la cobertura médica a millones de estadounidenses, fue uno de los principales objetivos de Trump desde que llegó a la Casa Blanca, con el argumento de que había encarecido el precio de los seguros médicos.

La aprobación de la reforma fiscal no solo supone un importante triunfo en materia económica, sino que ha logrado reconciliar al presidente estadounidense con los pesos pesados del Partido Republicano en el Congreso, con quienes había sostenido tensas relaciones tras la tensa campaña electoral de 2016.

Tanto el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, como el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, elogiaron la aprobación de la bajada de impuestos como un logro "extraordinario" de la Presidencia de Trump.

Trump pasará sus vacaciones en su residencia privada de Mar-a-Lago (Florida), bautizada como la Casa Blanca de Invierno, junto a su esposa Melania y sus hijos, antes de regresar a Washington a comienzos de 2018.

El próximo año estará marcado por las elecciones legislativas de medio mandato, en las que se renovará la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Los republicanos tratarán de mantener su mayoría en ambas cámaras, especialmente en el Senado, donde cuentan con una ventaja mínima de 51 frente a 49.