Capturan a exalcalde y esposa, vinculados a desaparición de estudiantes en México | Vistazo

Capturan a exalcalde y esposa, vinculados a desaparición de estudiantes en México

Mundo

Capturan a exalcalde y esposa, vinculados a desaparición de estudiantes en México

AFP Martes, 04 de Noviembre de 2014 - 12:51

Policías federales detuvieron este martes en la madrugada al exalcalde de Iguala (sur), José Luis Abarca, y su esposa, señalados de ser autores intelectuales de los ataques contra decenas de estudiantes en septiembre que dejaron seis muertos y 43 desaparecidos, un caso que ha conmovido a México.

"La detención del exalcalde de Iguala se efectuó esta madrugada en la delegación Iztapalapa en la Ciudad de México", dijo la Policía Federal a través de su cuenta de twitter.

La detención se logró en "un operativo sin violencia" en una populosa zona del oriente de la capital, dijo a la AFP un vocero de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). 

Los dos fueron puestos a disposición del ministerio público federal en la Unidad de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado (SEIDO), para continuar con la investigación y hallar a estos jóvenes, añadió el vocero, quien detalló que será la fiscalía general la que ofrezca los detalles de la captura.

"Que lo hagan hablar, (...) se le tiene que interrogar" porque "él sabe dónde están" los estudiantes, dijo a la AFP Manuel Martínez, uno de los voceros del comité de padres de los 43 desaparecidos.  

José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, eran los fugitivos más buscados en la investigación por la desaparición de los estudiantes el pasado 26 de septiembre en Iguala (Guerrero).

Policías municipales de Iguala y sicarios del cártel local Guerreros Unidos dispararon esa noche contra los alumnos de una escuela rural de magisterio de la comunidad de Ayotzinapa (Guerrero), que se habían desplazado a la cercana Iguala para recaudar fondos para sus actividades políticas.

Las autoridades temen que los jóvenes hayan sido luego asesinados y enterrados, de acuerdo con declaraciones de algunos de los otros 56 detenidos por el caso, incluido el supuesto líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias.

"La captura del señor Abarca representa la posibilidad de encontrar pistas sustantivas" sobre lo que sucedió con los jóvenes, señaló por su parte al noticiero de Televisa, Rogelio Ortega, gobernador interino de Guerrero.

Abarca y su esposa eran "los principales responsables de tener una policía infiltrada por la delincuencia organizada. Seguro que conocen quiénes son los principales dirigentes y dónde se refugian", añadió Ortega.

Miles de personas en todo el país se han unido en las semanas recientes a familiares y compañeros de los jóvenes desaparecidos en las manifestaciones para exigir que se les encuentre con vida.

El presidente Enrique Peña Nieto recibió la semana pasada en audiencia privada a los familiares de los estudiantes, quienes se mostraron indignados por el escaso avance en las investigaciones.

La pareja imperial

La fiscalía ha acusado a Abarca, hoy revocado de su cargo de alcalde de Iguala, y a Pineda de estar coludidos con los Guerreros Unidos.

Según las investigaciones, la noche del ataque el alcalde habría ordenado a la policía que reprimiera a los estudiantes por temor a que sabotearan un evento encabezado por su esposa como directora local de un organismo público de protección a la infancia.

Al menos 22 policías de Iguala, una ciudad de 140.000 habitantes situada a 200 km de Ciudad de México, se encuentran entre los detenidos.

Abarca y Pineda, conocidos en Iguala como "La pareja imperial" por su poder y ostentación, huyeron unos días después del ataque cuando aún no había orden de detención contra ellos.

La pareja, que gobernaba con mano de hierro, gustaba de vestir con ropa cara y ataviarse de oro. 

En su corta carrera política, Abarca afincó un imperio joyero en Iguala, donde era un secreto a voces la tenebrosa relación de la pareja con el crimen organizado.

Poco después de la huida de la pareja, se supo que el alcalde, elegido en 2012 por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), fue investigado en varias ocasiones desde 2010 por presuntos nexos con la delincuencia organizada.

Además, está acusado del homicidio de un líder campesino en 2013.

Pineda, de su lado, es hermana de tres narcotraficantes y fue señalada por la fiscalía de ser la principal operadora de los Guerreros Unidos entre las autoridades de Iguala y de aspirar a suceder a su esposo en la alcaldía.

El entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, también del PRD, tuvo que renunciar por el escándalo generado por estas desapariciones, aunque no ha sido vinculado al crimen.

Un amplio operativo del gobierno federal sigue buscando por tierra, agua y aire a los 43 estudiantes, mientras peritos forenses tratan de identificar a por lo menos 38 cadáveres hallados en una decena de fosas clandestinas en la zona desde las desapariciones.

Guerrero es una de las regiones más empobrecidas y con los mayores índices de asesinatos de México.