Rescatan dos víctimas en zona de incendio en Lima | Vistazo

Rescatan dos víctimas en zona de incendio en Lima

Mundo

Rescatan dos víctimas en zona de incendio en Lima

EFE Miércoles, 28 de Junio de 2017 - 17:51
Las autoridades de Perú rescataron hoy los restos de dos personas que murieron durante un gran incendio que se desató el jueves pasado en una antigua galería del centro de Lima, que ahora ha sido declarada "escena de un crimen" por la Fiscalía, informaron fuentes oficiales.
 
Un equipo de fiscales, forenses, agentes de la Policía Nacional y bomberos retiró del quinto piso de la galería los restos de dos personas, que medios locales identificaron como Jovi Herrera Alania, de 20 años, y Jorge Luis Huamán Villalobos, de 19 años, quienes fueron llevados a la morgue de Lima.
 
Un perito de criminalística, identificado como Jorge Bustamante, declaró que los cuerpos de estas personas permanecían al interior de unos contenedores en los que se les había encerrado con candados.
 
Los expertos tuvieron que cortar las placas de la estructura para acceder al ambiente, que también estaba llena de focos fluorescentes.
 
La emisora RPP Noticias señaló que en la azotea de la galería, dedicada a la venta de productos de ferretería, había al menos quince de estas estructuras metálicas y todas estaban cerradas con candado, por lo que los fiscales pidieron a los bomberos que el lugar no sea tocado por considerarlo la "escena de un crimen."
 
El comandante Fernando Campos, director de operaciones de los bomberos, informó que en la zona aún trabajan seis unidades y 40 voluntarios en la remoción de escombros y el recojo de equipos.
 
"El riesgo está siempre presente. El acceso es seguro. No hay riesgo de desplome de edifico por ahora. Sin embargo, obviamente la estructura está muy dañada" agregó Campos.
 
Al menos 900 bomberos participaron en el combate al gran incendio y que, a pesar de que fue controlado el sábado, aún mantuvo focos que tuvieron que ser enfrentados por los expertos hasta el martes.
 
El comandante general del Cuerpo Voluntario de Bomberos del Perú (CGVBP), César Leigh, señaló que los equipos de emergencia emplearon unas 150 unidades y que el edificio, que fue una antigua fábrica de fideos, se hallaba tugurizado y lleno de material altamente inflamable.
 
El jueves, a las pocas horas de iniciado el siniestro, medios locales mostraron imágenes de los contenedores colocados en la azotea del edificio, desde donde un número no precisado de personas lanzaba señales de auxilio, aunque los bomberos no pudieron acceder a la zona por la intensidad de las llamas.
 
Según la información, se trataba de jóvenes trabajadores que permanecían encerrados con llave en esos contenedores por dueños de negocios informales de ferretería mientras duraba su turno de servicios.
 
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, recorrió el viernes la zona del siniestro, que calificó de "terrible, increíble", y enfatizó que "los responsables de este incendio han cometido un acto criminal".
 
La oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los países andinos afirmó el sábado que las condiciones de trabajo descubiertas en el lugar se "aproximan a formas modernas de esclavitud como el trabajo forzoso, que afecta a millones de personas en todo el mundo".
 
El organismo remarcó que "esta situación es totalmente intolerable en una sociedad moderna y justa" e hizo un llamamiento "para redoblar esfuerzos a todos niveles de la sociedad, líderes políticos, empresarios, trabajadores, ciudadanos, para conjuntamente erradicar esta problemática de raíz."
 
Este incendio se produjo una semana después de que otros dos siniestros similares destruyeran una galería comercial en el centro de Lima y un almacén en el puerto vecino del Callao.