Simplemente Adán | Vistazo

Simplemente Adán

Gente

Simplemente Adán

Melisa Miranda | [email protected] Martes, 08 de Diciembre de 2015 - 11:44
El actor y cantante Adanowsky, hijo del artista chileno Alejandro Jodorowsky, visitó Ecuador por primera vez con su show.
 
Las luces se encienden, el público guayaquileño en el auditorio del MAAC deja sus asientos para bailar. El funk está a todo volumen y Adanowsky sale a escena con una camisa negra de lentejuelas y los labios rojo carmesí. Es Adanowsky puro, porque Ada (el personaje que dio nombre a su último disco) “murió” en el concierto de México, ritual de cada fin de una faceta artística.
 
Para los que están desconcertados con estas primeras líneas, acá va un poco de contexto sobre el músico y actor Adán Jodorowsky. Para los cinéfilos o los interesados en la Psicología el apellido suena conocido. El chileno Alejandro Jodorowsky –su padre– ha dirigido, actuado y escrito libros; en el cine tiene filmes como “El topo” o “Santa sangre”. En esta última Adán hizo su debut actoral y se ganó un premio Saturn a “Mejor actuación de un actor joven”. Pero Alejandro también es el creador de la Psicomagia (técnica de sanación espiritual con raíces en el chamanismo, el tarot, el psicoanálisis y el efecto patético del teatro) y la psicogenealogía.
 
Adanowsky (izq.) junto a su padre y hermano Bronti en
el set de filmación de la película "Poesía sin fin".
Foto: Facebook / Adan Jodorowsky
 
En el clan Jodorowsky la mayoría están ligados al arte y lo utilizan de una manera terapéutica. Adán no es la excepción, cada disco es un personaje con el que “exorciza” sus demonios. Primero fue “El ídolo” (que soñaba ser un rockstar), luego “Amador” (un romántico melancólico) y finalmente “Ada” (que mezclaba lo femenino y lo masculino, según confesó Adán surgió porque sus padres creían que iba a ser mujer). Todos bajo el nombre de Adanowsky congregan un público de culto.
 
En su paso por Guayaquil, Adán contó a Vistazo que todos los personajes le dejaron una huella. “He liberado a mis demonios, me deshice de ellos. Es una búsqueda interior muy fuerte para mí. Usé el arte para sanar algo, eso me enseñó mi familia y me ha hecho mucho bien. (…) Estoy muy ansioso de empezar mi etapa como Adán y comenzar a cantar desde el alma y no de un personaje”, explicó.
 
El próximo disco se llamará “Adán, Xavi y los imanes”. “Adanowsky es un cantante que no asume su nombre, que usa personajes para esconder su esencia. Pero ya lo estoy dejando”.
 
 
¿Cómo fue tocar en Ecuador, contratado por la productora Deadfolks?
Fue muy bueno porque yo no sabía nada de Ecuador. Llegué y todo el mundo estuvo muy amable, la gente es muy amorosa. Muy bella experiencia.
 
¿Cómo fue rodar bajo la dirección de su padre, interpretándolo a él?
Es una película sobre la vida de mi papá cuando era joven en Chile. Aún no sé cómo fue la experiencia. Terminé la película, fui al desierto de Atacama, me rapé la cabeza, después directamente fui a producir un disco de León Larregui y me fui de gira. No tuve tiempo de sentir lo que me ha pasado, pero yo creo que fue muy fuerte. Ahora me voy a llamar Adán, tiene que ver yo creo, me liberé de muchas cosas.
 
¿Cómo es trabajar en familia?
Uno intenta ver a su hermano como el actor, a su padre como el director pero es muy difícil porque entra lo emocional. Si alguien te alza la voz en tu familia te irrita mucho.