Mirella Cesa triunfa en Viña del Mar con "La corriente" | Vistazo

Mirella Cesa triunfa en Viña del Mar con "La corriente"

Gente

Mirella Cesa triunfa en Viña del Mar con "La corriente"

Domingo, 25 de Febrero de 2018 - 14:03
Mirella Cesa se alzó esta madrugada con una "Gaviota de plata" en el Festival Viña del Mar, en Chile, en el que participó con "La corriente", una canción que escribió como un desahogo y con la que invita a no sucumbir ante las derrotas y a escuchar al corazón.
 
En entrevista telefónica desde Chile con Efe, la ecuatoriana recuerda que llegó a Viña con el respaldo de once años de carrera, con premios como el de "los 40 principales" en España, con la satisfacción de haber abierto conciertos como el del británico Elton John en Panamá (2012) y de haber cantado a dúo con el venezolano Franco de Vita y el colombiano Santiago Cruz, entre otros.
 
Conocida también en Centroamérica por su participación en varias teletones, Cesa asegura que su recorrido musical "ha sido la mejor preparación" para haber logrado el reconocimiento como mejor intérprete internacional en Viña del Mar, uno de los eventos musicales más populares de América Latina.
 
De 33 años y cantante de profesión, Cesa, que asegura haber logrado para Ecuador la primera estatuilla de Viña del Mar, sostiene que el triunfo en Chile es "solamente un peldaño más, un incentivo para seguir trabajando".
 
Ahora mismo, la cantante está en la fase final de la edición de un "dvd" con 18 de las canciones más importantes de sus once años de carrera, más dos temas de la banda que le acompaña.
 
Aparte, trabaja para el lanzamiento de un disco que incluye "En ti", su más reciente sencillo, y el tema "La corriente", en ritmo "andipop" (mezcla del pop con instrumentos andinos) con el que participó en Chile.
 
"La corriente" es una canción que "te invita a dejarte llevar". dice al subrayar los efectos paralizantes de los temores.
 
"Muchas veces los seres humanos paramos nuestros sueños por el qué dirán, porque es difícil, porque es complicado, porque no lo vas a lograr, porque eres alto, porque eres bajo, porque eres hombre, porque eres mujer...", comenta y agrega que "al final del día, nadie tiene el poder de decisión más que uno mismo".
 
Por ello, considera que se debe intentar alcanzar los objetivos "una y otra vez".
 
Por eso le parece "maravilloso" que con esa canción -de propia autoría y producida con colaboración del David Valencia-, haya llegado a Viña pues confiesa que la escribió como "un desahogo" para ella misma, para reforzar que es capaz de lograrlo todo.
 
"Quiero que también la gente la perciba así y poder llevarle esperanza y fuerza a una persona que lo esté necesitando. La canción entre líneas habla de eso, de dejarnos llevar por lo que anhelamos en el corazón y de luchar por eso", comenta a Efe.
 
La cantante, para quien el momento más duro de su vida ha sido la muerte hace 4 años de su abuela materna "el pilar fundamental" de su familia, insiste en que hay que dejar que las cosas fluyan, que todo caiga por su propio peso, "que el tiempo de Dios es perfecto".
 
Cree que la estatuilla repercutirá también en sus colegas: Se "ha abierto una puerta para el resto de talentos del país", subraya.
 
Nacida en la ciudad costera de Guayaquil, dice dedicar el triunfo a "Dios sobre todas las cosas" pero también a su familia y al país "que me ha apoyado, que ha creído, que me ha visto crecer, que me ha abrazado y que, definitivamente, me ha hecho sentir, a través de las redes sociales, que está presente conmigo", comenta.
 
Apunta que el mensaje de la estatuilla a la nación es que "sí se puede, que Ecuador tiene mucho talento y que con fe y perseverancia, todas las puertas se abren, solamente es cuestión de tiempo".
 
La agenda de la cantante para este año incluye visitas a Chile, México, Colombia, Panamá y Estados Unidos, entre otros, hasta donde no solo llevará la música pues usa su talento para divulgar otros aspectos de la cultura ecuatoriana.
 
Recuerda, por ejemplo, que en el vestuario que utilizó en Viña, creado por diseñadoras ecuatorianas, tenía apliques hechos en Zuleta, situada en la provincia andina de Imbabura y conocida por sus exquisitos y cuidados bordados.
 
"Llevo pulseras hasta los codos, de todas las regiones de Ecuador en diferentes materiales, como tagua, conchas, semillas, todo lo que tiene que ver con la étnica de nosotros", relata al comentar que también sus aretes son de tradicionales diseñadores ecuatorianos.
 
La idea, sostiene, es "poder difundir Ecuador al cien por ciento y que ése sea el enfoque total", subraya.