"He podido perdonar" | Vistazo

"He podido perdonar"

Gente

"He podido perdonar"

Melisa Miranda Castro | [email protected] Miércoles, 04 de Enero de 2017 - 12:08

Audio

Los últimos dos años para Samantha Grey fueron una combinación de crecimiento y dolor. Desde muy chica estuvo vinculada al mundo del espectáculo, no solo como bailarina, que fue su primera pasión artística, sino también porque creció detrás de escena de los shows y presentacio nes de su madre la cantante Sharon, que hoy cumple dos años de fallecida. 
 
Con la inesperada muerte de su madre en la carretera de Santa Elena, Samantha no tuvo otra opción que dedicar sus últimos años de adolescencia a trabajar para poder hacerse cargo de ella, de su hermano y de los juicios por la muerte de la cantante. Y lo hizo en el ámbito que mejor sabía moverse: el espectáculo. Bailó, cantó, condujo hasta que le llegó la oportunidad de algo nuevo: actuar.
 
Debutó con un personaje protagónico en la serie “La Trinity” de Ecuavisa, interpretando a Susana, una chica de la Trinitaria. “La verdad fue un poco loco”, reconoce y dice que cuando salió del canal en el que estaba, Paco Cuesta le ofreció algunos proyectos y entre ellos estaba “La Trinity” y que la idea le encantó desde el principio. “Pensé que era un papel secundario y dije bacán así quiero empezar –relata. Entré a los talleres con Lucho Aguirre y me preparé con los los extras y los actores secundarios. Ese fue mi especie de casting para ver si daba o no. Pero me dijeron ‘nos interesa mucho que estés’. Cuando empezó todo aún no entendía mucho al personaje de Susana, porque sabía que era la buenita de la historia pero me dijeron: ‘Es más aguerrida porque es de barrio’ y fue cambiando durante el proceso”.
 
Samantha asegura que todo ha sido un aprendizaje. “Me encanta poder tener esta gama de talentos de los que puedo aprender”, declara. Este mes tiene previsto lanzar sus nuevas canciones.
 
¿Qué repercusiones tuvo su personaje Susana en la gente?
Les gusta mucho y están entre el amor dividido de Zapallento (Don Day) y Luis Fernando (Andrés Caballeros), algunos dicen que se quede con uno otros con el otro. La gente está súper metida con la novela y eso me encanta. También fue un boom la escena del sueño con Luis Fernando, porque Samantha Grey jamás había hecho algo así. Fue súper buena pero también súper fuerte porque era primera vez que hacía algo así. Me dije ‘si estoy aquí tengo que hacer las cosas bien y si el personaje lo requiere, ok hay que hacerlo’.
 
Susana está enamorada, ¿y usted está de novia con Don Day?
Estamos muy bien. Creo que no hablo mucho del tema porque es primera vez que Samantha Grey dice o lo publica en redes, pero creo que es por eso mismo, porque estoy dejándome llevar, vivir y ser una chica de 21 años. Todo lo que hago lo publico en mis redes y todo comenzó con ensayos. Esasimágenes quedaron plasmadas en las redes y ahorita estamos bien pero es ilógico borrar todo. Solo estamos dejando que la gente hable lo que quiera hablar y nosotros seguimos en nuestro camino.
 
 
¿Trabajar juntos no afecta?
No. De hecho trabajar juntos ha sido lo que nos unió y él me ha enseñado bastante, así como mis otros compañeros. Pero creo que me entiendo más con él porque él también fue empírico en la parte de actuación y ha crecido mucho, sabe manejar los sentimientos, las emociones de las escenas, los matices. Aprendo bastante con él.
 
Además de la carrera usted se convirtió en el sostén del hogar, ¿cuánto la ha cambiado esta experiencia?
El primer año yo me deprimí bastante, me dedicaba solo a trabajar, al juicio y a mi hermano. Entonces era solo una rutina: me levantaba, dejaba a mi hermano en la escuela, me reunía con los abogados, lo recogía de la escuela y me iba al canal. Durante un año estuve así todos los días. Pero esta novela me dio como un respiro, estoy poniendo mis cinco sentidos en aprender cosas nuevas y me he rodeado de gente nueva y diferente que me ha apoyado bastante. Recién este año pude salir un poco más y recordar que tengo 21 años, sin olvidar que debo regresar pronto para ver a mi hermano.
 
Ahora sus responsabilidades ahora son de madre...
Sí, obviamente, yo sé que parte de mi sueldo va directo a la escuela, al seguro del bebe, todo. Pero igual el tiempo compartido con él es maravilloso porque él es un nene tan cariñoso. Cada segundito chiquito que pasas con él es otro mundo, te enamoras, eso lo vale mucho. También está mi familia que me dice, tienes que vivir ahorita un poquito más. Eso me ha ayudado bastante para liberar un poco la carga.
 
 
¿Ha podido perdonar?
Sí, por supuesto. Yo creo que esa es una de las cosas que primero tienes que hacer para seguir. Sino no vas a poder concentrarte ni dar tu corazón al cien por ciento. Al principio me pasaba que estaba en el set y estaba pensando millón cosas, por qué me haces esto, por qué me hiciste lo otro; pero luego fue un  momento en el que decidí que tenía que dejarlo ir de mi corazón. Ahora me toca esforzarme, porque si no esas cosas negativas no me van a permitir surgir ni tener el éxito que mi mami hubiera querido, que mi hermano necesita, que yo necesito. Ahorita tengo que enfocarme en la meta a la que quiero llegar.
 
Su madre venció muchos obstáculos para llegar a la fama, ¿usted también es luchadora?
Si no luchas, no lo consigues; eso me enseñó ella. Ella luchó diferentes peleas: el que no era conocida, venía de abajo, mucha competencia. Yo empiezo desde cero pero con el nombre de mi mami. Muchos creen que eso es una ventaja pero al mismo tiempo es una desventaja, yo estoy muy orgullosa de lo que haya hecho pero me encantaría que la recuerden por lo que ella fue. Yo empiezo otra historia, soy Samantha Grey y tengo mis propios errores, fracasos, logros y es difícil que vean que si tú estás en algún lado es porque tienes una pizquita de talento.
 
¿Reconoce en Geovannito, su hermano menor, cosas de Sharon?
El arte es algo que viene en la sangre. Creo que él va a salir más actor que las dos juntas, no tienes idea de las caras, los gestos que me hace. Tengo que quitarlo del espejo porque practica, canta, se mueve. Es amoroso, juguetón, alegre y le encanta abrazar y a mi mami le encantaba apapachar. Somos súper cariñosos.