Enjuiciamientos | Vistazo

Enjuiciamientos

Opinión, Alfredo Pinoargote

Alfredo Pinoargote

Enjuiciamientos

Jueves, 31 de Agosto de 2017 - 11:17
Alianza PAIS se consolidó como proyecto político y poder fáctico predominante cuando el día que Lenín Moreno cumplió tres meses en el poder visitó la Asamblea Nacional para presentar un proyecto de ley, mientras en la noche el bloque parlamentario decidió por unanimidad respaldar al vicepresidente Jorge Glas y autorizar su enjuiciamiento penal solicitado por el fiscal general Carlos Baca de Alianza PAIS al juez de la Corte Nacional seleccionado en uno de los concursos del Consejo de Participación Ciudadana públicamente cooptado por Alianza PAIS.
 
Tres personas distintas y un solo dios verdadero. Este alunamiento del poder fáctico gobernante tiene al menos dos lecturas. El nuevo estilo se va consolidando con espacio para el derecho al pataleo del fundamentalismo correísta.
 
De modo que en dos meses de que fue levantado el sigilo de la justicia brasileña, sobre las delaciones premiadas de Odebrecht, se ha avanzado aunque trabajosamente y con el adorno de las consabidas fugas. Lo cual permite establecer, con este entorno, que ha caído el Contralor de la década ganada, caja negra de la corrupción que goza del paraíso fiscal de Florida.
 
Y que en la búsqueda del jefe de jefes se está achicando el cerco, porque Capaya y Capaco ya solo son recuerdos de las denuncias que presentaba el poder Ejecutivo.
 
De allí entonces que el enjuiciamiento penal a Jorge Glas deviene como la madre de todas las tempestades, y el dictamen acusatorio del Fiscal en octubre servirá de comprobación eficiente de que todo fue un tongo orquestado por el poder fáctico prevaleciente o de que este ha llegado a la convicción que debe autodepurarse para seguir gobernando la república de papel.
 
Aquí entonces aparecen los poderes fácticos del pasado convertidos en comparsas de este baile de máscaras. Y es el propio Presidente de Alianza PAIS, como autor del nuevo estilo, que invoca depilarse la espesa lana ovejuna de la dictadura aprovechando la nueva atmósfera de libertad para que la corrupción se denuncie y se conozca no solo por iniciativa de los papeles de Panamá y de Carondelet.
 
El meollo del asunto es la instrucción fiscal del enjuiciamiento penal, porque la fiscal Diana Salazar encontró indicios contra Glas en el delito de asociación ilícita, porque tendría participación en los hechos investigados a través de la contratación de proyectos emblemáticos como poliducto Pascuales-Cuenca, trasvase Daule-Vinces, proyecto hidroeléctrico Manduriacu, refinería del Pacífico, acueducto La Esperanza, donde ejerció influencia directa facilitando la consumación del ilícito investigado.
 
El cuestionamiento de la oposición de que el delito de asociación ilícita es menor y de que a Glas solo se lo quiere señalar como cómplice es válido como preocupación, pero la realidad probatoria señala que esta asociación ilícita podría ser para cometer peculado que es causa de destitución del Vicepresidente. Ese es el reto de la historia para el Fiscal y Alianza PAIS.