La oferta y demanda comercial en la Navidad | Vistazo

La oferta y demanda comercial en la Navidad

Enfoque

La oferta y demanda comercial en la Navidad

Javier Juncosa Viernes, 08 de Diciembre de 2017 - 13:35
Según el índice de confianza del consumidor, se incrementan el optimismo de los consumidores sobre la economía y su situación económica personal para este último trimestre con respecto al mismo período de 2016.
 
A casi veinte días de la Navidad, la planificación del gasto festivo comienza a definirse en lo familiar y corporativo. Uno de los rubros es el transporte y se evidencia en el incremento de viajes de grupos familiares que buscan reunirse con sus seres queridos. Asimismo, se incrementa la compra de regalos para los allegados desde la última semana de noviembre con el esperado Black Friday, acelerando las ventas en algunas categorías que durante el resto del año reportan volúmenes estables o bajos como juguetes, pavos, licores, dulces y otros.
 
Por último, el incremento de la liquidez debido a la inyección del decimotercer sueldo, y el incremento nominal del empleo, que tiende a crecer a medida que se acerca al cuarto trimestre y permite que las familias ecuatorianas enfrenten el mes de diciembre con mejores expectativas de gasto que el resto del año. 
 
Más de todo
 
Según el índice de confianza del consumidor, se incrementan el optimismo de los consumidores sobre la economía y su situación económica personal con respecto al mismo período de 2016, lo cual y de manera natural, favorece el gasto corriente y el endeudamiento familiar. Si a esto le añadimos la recuperación sostenida de los indicadores de empleo, es posible prever un escenario positivo para el comercio en el cuarto trimestre del 2017. 
 
Históricamente, al igual que el empleo, el gasto de consumo final de los hogares ecuatorianos se incrementa hacia el cuarto trimestre de cada año. Desde el punto de vista del consumo agregado, es lógico pensar que existen categorías de consumo que incrementan su demanda en este período mientras que otras disminuyen sus volúmenes de ventas. Tal comportamiento se debe a la lógica del costo de oportunidad, ya que lo que se gastará en diciembre no se podrá gastar en el resto del año.
 
Por ello, concluir que el gasto navideño es positivo o negativo para el comercio dependerá de las restricciones que el consumidor genere en el gasto de otras categorías a lo largo del siguiente año. Para el cuarto trimestre del 2016 se identificó un incremento del gasto del consumo final de los hogares y se espera que la tendencia se mantenga en el 2017. 
 
Hábitos de consumo
 
Considerando los procesos de recuperación económica que experimenta el país, es lógico pensar en patrones de conducta que impactan positivamente en las interacciones comerciales entre la oferta y la demanda para la Navidad 2017.
 
Compras:
 
Apoyados en el Estudio de Consumo Navideño de Deloitte (2016), es importante destacar las siguientes tendencias: la preferencia por regalos prácticos; el incremento del gasto en alimentación es un patrón constante y consistente impulsado también por la compra de canastas navideñas; y, por último, el consumidor no tiende a comprar productos alimenticios y regalos en el mismo sitio. 
 
Consumidor: 
 
Dado que el 88% de los consumidores declara que gastará lo mismo o menos que la Navidad anterior (Deloitte, 2016) la búsqueda de promociones es una actividad clave, especialmente si consideramos un país que parece no salir del todo de la desaceleración económica. Las compras se realizan, cada vez, con mayor anticipación por el efecto Black Friday; y al final, es importante notar que los consumidores son menos fieles a las marcas. 
 
El efecto internet:
 
Si bien el Ecuador no es todavía un país familiarizado con el comercio electrónico, plataformas como Mercado Libre, y una mayor articulación de canales digitales con tiendas físicas, estimulan al consumidor a realizar pedidos online ofreciendo incentivos como mejores precios, comodidad, disponibilidad y ahorro de tiempo a través de mecanismos de entrega a domicilio y políticas de devolución sencillas.
 
Además, la influencia de la promoción digital de productos en las redes sociales juega un papel importante en los procesos de decisión de compra tanto de regalos como de alimentación. 
 
Por lo tanto, los agentes del mercado deberán tomar en cuenta los siguientes elementos:
 
La habilitación de plataformas digitales es un camino que muchas categorías se verán obligadas a seguir para evitar perder mercado con las nuevas generaciones. 
 
La recuperación de la confianza del consumidor, la capacidad de gasto de los hogares y el empleo son indicadores importantes que la oferta comercial deberá tomar en cuenta de cara a la programación de ventas de este fin de año. 
 
Las ventas se acelerarán en noviembre con el fenómeno Black Friday y el comercio deberá realizar estrategias orientadas a cubrir la demanda creciente de esta nueva tendencia en la experiencia de compra. 
 
Dado que los regalos navideños son en su mayoría “para otros” y el consumidor se vuelve más exigente, es importante buscar y ofrecer alternativas cada vez más prácticas.