“El sacrificio del sector privado es desmesurado” | Vistazo

“El sacrificio del sector privado es desmesurado”

Enfoque

“El sacrificio del sector privado es desmesurado”

Redacción Vistazo Lunes, 20 de Noviembre de 2017 - 16:43
El presidente de la Cámara de  Industrias y Producción (CIP), Richard Martínez, lamenta que los principales temas propuestos por el sector empresarial no se hayan considerado en el Plan Económico del Gobierno y asegura que el primer paso es reactivar el aparato productivo antes que aumentar la recaudación fiscal.
 
¿Cuál es la expectativa que tiene el sector productivo sobre la atención que ha dado el Gobierno a las propuestas recogidas en las mesas sectoriales del Consejo Consultivo Productivo y Tributario?
 
La mayor expectativa es que se logre reactivar la economía, que se genere un entorno adecuado para la inversión y que se resuelvan los problemas estructurales de competitividad. Lamentablemente, hay un divorcio entre la política económica y la política productiva.
 
Hay un importante esfuerzo y trabajo que se hizo con las carteras de Estado de Industrias, Comercio Exterior, Trabajo, y el apoyo de miles de empresarios, que no puede quedar desdibujado por las recomendaciones del frente económico que tienen un objetivo fiscal.
 
¿Qué temas planteó el Consejo Consultivo?
 
La expresión mayoritaria en las mesas de diálogo, desarrolladas a lo largo del país, fue que el tema tributario debía reformarse para brindar liquidez a las actividades productivas. En tal sentido, en las 26 mesas sectoriales, el pedido unánime fue la  eliminación del impuesto mínimo, la revisión o eliminación del anticipo al impuesto a la renta, el desmonte gradual del ISD (impuesto a la salida de divisas) y la derogatoria de la Ley de Plusvalía, para darle el oxígeno necesario a las empresas y generar 250.000 empleos al año, que es un objetivo compartido.
 
¿Estos son los temas prioritarios a fin de lograr mejores condiciones para la producción?
 
Sin duda. El principal tema es la reducción de la carga tributaria y la eliminación de distorsiones en esta materia, como el impuesto mínimo, que ha afectado a las operaciones productivas. Adicionalmente, hay temas pendientes como la reducción de costos de energía, la devolución de la deuda por CATs (notas de crédito) y drawback (devolución de impuestos) para los exportadores, la eliminación del impuesto a la transferencia de acciones, que servirán para atraer inversiones y para democratizar el capital.
 
Pero en un balance integral del Plan Económico, el sacrificio que está haciendo el sector privado para cubrir el hueco fiscal, originado por el mismo equipo económico que hoy propone estas medidas, es desmesurado. Se piensa recaudar 1.600 millones de dólares netos, que ya incluyen beneficios por cerca de 300 millones.
 
Varias propuestas son de ámbito tributario y requieren de una reforma legal. ¿Estima que hay el tiempo suficiente para que las mismas sean aprobadas hasta diciembre próximo, a fin de que rijan desde el 1 de enero de 2018?
 
El tiempo existe. Más allá de la formalidad, lo importante es el fondo del texto. Casi todos los sectores productivos han coincido en la eliminación del impuesto a la salida de divisas y de reformar el cálculo del anticipo de impuesto a la renta. 
 
¿Cree que en la Asamblea se incorpore estas reformas?
 
En las medidas anunciadas por el Gobierno no se contempló ninguna de las dos propuestas, pese a que fue un clamor empresarial. Aspiramos a que en el Legislativo se haga un análisis del impacto y logremos un acuerdo por el país, ya que estos impuestos distorsionan la actividad productiva.
 
Debemos recordar que los exportadores terminan re exportando el ISD en 4 por ciento y el 18 por ciento de empresas no consideradas en el beneficio de la devolución del anticipo al Impuesto a la Renta aún tiene una tasa efectiva de impuesto del 45 por ciento, en promedio.
 
¿Estas propuestas tributarias son viables ante el escenario actual de déficit presupuestario y las necesidades de recursos que tiene el Gobierno?
 
No todo puede tener un prisma fiscal porque de lo contrario no vamos a poder implementar las reformas estructurales que requiere el país. Este año, las necesidades de financiamiento público son de 13.000 millones de dólares, por lo que la solución proviene de una consolidación fiscal gradual, en la que el gasto público se reduzca anualmente al menos 1,5 por ciento del PIB (1.500 millones de dólares). Por ejemplo, la compra de bienes y servicios por parte del Estado se ha incrementado en 17 por ciento este año, en este rubro hay espacio  para ser más eficientes. 
 
Además, como respuesta al llamado a la corresponsabilidad, no fuimos con las manos vacías donde el Presidente, se le presentó un catálogo de inversiones de alrededor de 3.000 millones de dólares. La reactivación productiva generará mayor actividad económica que a su vez genera recursos fiscales, este es el camino para lograr crecimiento y generar más recaudación.
 
¿Cuáles son los lineamientos básicos que solicita el sector productivo para adecuar la contratación de personal en función de la realidad de cada industria?
 
Considerar jornadas de trabajo, de horarios, de actividades conexas y características de la demanda. Hay que recordar que no es lo mismo un colaborador del sector público que un agricultor o un trabajador del sector turístico. Es por ello que en las diferentes mesas sectoriales, se planteó contar con modalidades de contratación que atiendan las realidades de cada actividad productiva.
 
¿Considera que el trabajo del Consejo Consultivo Productivo Tributario debe mantenerse o ya cumplió con su objetivo?
 
El diálogo debe continuar pero con otro matiz, puesto que el diálogo se ve limitado cuando se toman decisiones que no fueron analizadas en la mesa. El equipo económico del Gobierno planteó temas que no se habían consensuado en el marco del diálogo, como es el incremento de tres puntos en la tarifa del Impuesto a la Renta e incrementar los costos de producción, a través de una tasa de control aduanero, que plantea recaudar 600 millones de dólares; y, colocar aranceles mixtos para importaciones, con una afectación de 300 millones de dólares.
 
Nosotros tenemos la responsabilidad de destacar lo positivo pero también de alertar los temas que pueden frenar la economía.