Misterio bajo el mar argentino | Vistazo

Misterio bajo el mar argentino

Edición Impresa

Misterio bajo el mar argentino

Melisa Miranda | [email protected] Viernes, 08 de Diciembre de 2017 - 21:02

Audio

Silencio. Es todo lo que se escucha desde el 15 de noviembre. Silencio tras la explosión detectada, silencio del gobierno argentino que lanza con cuentagotas la información, silencio en las profundidades donde se hace la búsqueda y silencio en la tierra por la ausencia de los 44 submarinistas, a los que ya no se buscará con vida. 
 
Al cierre de esta edición se cumplían más de dos semanas de la desaparición del submarino ARA San Juan frente a las costas patagónicas argentinas y se comunicaba el fin de la misión de rescate, aunque se continuará la búsqueda de la nave. Esto ocurría poco después de que se develara el reporte de la última comunicación de la nave con tierra. 
 
“Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N°3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías. Baterías de proa fuera de servicio. Al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal mantendré informado”, decía el documento firmado por el capitán de navío Claudio Villamide de Mar del Plata, que fue transmitido al Puerto Belgrano.
 
 
El contenido del mensaje se conoció a finales de noviembre cuando el periodista Eduardo Feimann lo publicó en televisión. Según indica la prensa argentina se utilizó un sistema cifrado y el reporte jamás fue girado al poder Ejecutivo. El 28 de noviembre, al emitir el parte de la búsqueda, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, declaró sobre el reporte: “Está más que claro que no es una emergencia; si hubiese sido una emergencia él mismo (el comandante) hubiese salido a superficie”.
 
El debate sobre el manejo de la crisis y la información por parte del Gobierno, y las condiciones técnicas y operativas del submarino está planteado.
 
Mientras tanto, en la ciudad de Mar del Plata todo estaba suspendido en el tiempo a la espera del regreso de sus 44 vecinos, hasta el 30 de noviembre, fecha en que finalizó el intento de rescate. La pelota estuvo este tiempo parada en las canchas marplatenses porque
cinco de los tripulantes del submarino eran, desde hace siete años, árbitros de fútbol en el campeonato que se juega en la ciudad. 
 
Ellos eran: el suboficial primero Víctor Hugo Coronel, el suboficial segundo Celso Óscar Vallejos, el cabo principal Sergio Antonio Cuellar, el suboficial segundo Roberto Medina y el cabo principal Jorge Isabelino Ortiz. Coronel (de Jujuy) además de submarinista y árbitro era enfermero. Vallejos, también del norte del país (de El Chaco), era el sonorista del submarino pero alguna vez soñó con ser futbolista. Ortiz dejó el arbitraje el año pasado pero conservaba a los amigos. Medina sí formaba parte de la Liga Marplatense.M
 
LEA ESTE REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE REVISTA VISTAZO