Empieza la era de Lenín Moreno | Vistazo

Empieza la era de Lenín Moreno

Edición Impresa

Empieza la era de Lenín Moreno

María Belén Arroyo | [email protected] Viernes, 02 de Junio de 2017 - 12:50

Audio

Que en el Palacio Carondelet ronda fanstamas, decía un expresidente. Lenín Moreno asumió la Presidencia con un discurso en clave de ritual de exorcismo. Como si buscara alejar la sombra del estilo autoritario que gobernó la última década.
 
Cuatro pistas sobre su forma de gobernar aparecieron en su mensaje de posesión: el llamado al diálogo; el anuncio de que prefiere un liderazgo “casi inadvertido”; la noticia del fin del Enlace semanal; y, la invocación a la libertad de expresión, porque “Es preferible que el pueblo se ría del gobernante y no que el gobernante se ría del pueblo”. 
 
Si el poder enferma, como diagnosticaron en 2009 el psiquiatra Jonathan Davidson y el neurólogo y político inglés David Owen, el flamante Mandatario ecuatoriano quizás busca en forma temprana el antídoto contra el síndrome de Hybris. 
 
El cambio de estilo anunciado contradice, sin embargo, la esencia del modelo político al que representa el nuevo gobernante, esquema que se sustenta en la confrontación y la permanente exposición de un líder sobredimensionado en sus logros por el aparato mediático gubernamental. 
 
Por sus obras los conoceréis. Primera decisión: la conformación de su primer Gabinete arroja ciertas luces. ¿Se equivocan quienes dicen que con Lenín Moreno en Carondelet, Rafael Correa es el poder en la sombra? 
 
 
La secretaria Nacional de Gestión de la Política, Paola Pabón, quien fue ratificada en su cargo, aclara que la oposición construyó mitos.  "Qué no se dijo en esa campaña millonaria, que el gran temor era que Moreno iba a ser gobernado por Correa, cuando es un hecho que sale del país; el Gabinete lo nombró Moreno”.
 
¿Pero no es cierto que Correa mantiene una cuota de ministros? “No lo entendería de esa forma; somos ministros que hemos estado en el proyecto político; en mi caso he tenido inclusive diferencias públicas con Correa”. 
 
Parece que Correa se va pero no del todo: fuentes de Palacio negaron que tendrá ofi- cina en Carondelet, pero no desmintieron que estará cerca a la toma de decisiones, al menos al inicio del cuatrienio. Al menos tres cuadros políticos de su entera confianza tendrán rango de consejeros presidenciales, con bajo perfil mediático, y estarán cerca del gobierno de Lenín Moreno. 
 
¿Qué relación tendrá con el vicepresidente Jorge Glas? Lo dejó claro en su discurso de posesión, cuando le agradeció por su gestión en el cambio de la matriz energética y le encargó el cambio de la matriz productiva, tarea que le llevará a trabajar en el agro y con el sector privado. 
 
 
Gabinete bajo la lupa
“El grupo de ministros de la Producción seguirá la misma línea correísta, es decir, extractivista y de beneficio de grandes grupos económicos. Hidrocarburos y Minas están a cargo de personas que van por esa línea; Comercio Exterior está a cargo del representante de un grupo favorecido por un contrato”, según el exministro de Energía y expresidente de la Asamblea Constituyente de Montecristi, Alberto Acosta Espinosa.
 
Sin embargo, haber nombrado para Ambiente a un biólogo, investigador y planificador, Tarcisio Granizo Tamayo, quien ha monitoreado la Amazonia des- de el espacio privado los últimos años da la medida de la importancia que adquiere el tema, advierte Paola Pabón. 
 
El académico Carlos Pástor Pazmiño es autor del libro “Los Grupos Económicos en el Ecuador”. En él detalla la cercanía de Consorcio Nobis, de Isabel Noboa, que en el gobierno de Correa, accedió a uno de los proyectos emblemáticos de las Alianzas Público Privadas, el puerto de Posorja. “En un almuerzo realizado el 11 de abril en Guayaquil, Moreno se comprometió a abrir las puertas a los empresarios, ¡y sí que las abrió!”. 
 
Pablo Campana Sáenz, ministro de Comercio Exterior y yerno de Isabel Noboa, “Es miembro del colectivo PROPONLE, él encabezó la llamada ‘minga nacional agropecuaria’, un proyecto político para el sector rural que impulsa la agroexportación, el acaparamiento legalizado de tierras, el control del agua, el uso de agroquímicos y la búsqueda de mercados internacionales para cultivos”, advierte Pástor Pazmiño. 
 
Sin embargo, ciertos empresarios ven con alivio la señal de apertura hacia el sector privado. En su posesión Moreno insistió en una idea: ninguna decisión será tomada sin la participación del grupo al que afecta.
 
 
Rostros nuevos y negocios viejos. El flamante ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez García, está vinculado al sector desde 1976, en el ámbito privado. Desde inicios de los 80 tuvo relación laboral con Halliburton y entre 2002 y 2015 fue gerente general y representante general para Ecuador de la petrolera estadounidense. 
 
Halliburton integra el consorcio Igapó, que firmó el año pasado contratos para trabajar en los campos petroleros Lago Agrio, Palo Azul, Pucuna y Víctor Hugo Ruales. El anuncio de estos contratos lo hizo, a inicios de 2016, el entonces ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli.
 
Rostros ya conocidos. Los ministros del frente político y del Interior son figuras que saltaron a la arena como colaboradores de Correa: además de Paola Pabón, Rosana Alvarado ahora dirigirá Justicia; César Navas, Interior; Miguel Carvajal, Defensa. 
 
El gobierno de Moreno se estrena con una promesa de cambio. Después de una década de estilo autoritario es un anuncio refrescante, pero solo sus actos como Mandatario dejarán en claro si el suyo es un gobierno continuista. o si romperá con el molde, dejando atrás los fantasmas de Carondelet. 

Le puede interesar