El arquitecto Diego Guayasamín desafía la gravedad | Vistazo

El arquitecto Diego Guayasamín desafía la gravedad

Cultura

El arquitecto Diego Guayasamín desafía la gravedad

Redacción Vistazo Miércoles, 15 de Noviembre de 2017 - 16:18
Descendiente de una familia de artistas, Diego Guayasamín deja su huella en estructuras con inmensos volados. Cuenta que el próximo proyecto arquitectónico siempre es el más valioso o predilecto. Admite que disfruta del proceso creativo y de escuchar propuestas en el camino, muchas de ellas de su propia familia.
 
Este arquitecto quiteño es hijo de Gustavo Guayasamín y sobrino de uno de los artistas plásticos más universales: el pintor Oswaldo Guayasamín. 
 
A sus 40 años, Diego continúa con esta tradición creativa de su familia, pero aportando su propio estilo. Para muestra está el edificio sede de Unasur en Quito, inaugurado en 2014 en la Mitad del Mundo.
 
“Unasur es sin dudas el edificio más internacional que tiene Ecuador en el contexto mundial”, afirma Diego, cuya obra se caracteriza por sus tres imponentes volados. Estas estructuras de 52, 38 y 8 metros de longitud sobresalen del cuerpo central del edificio y parecen que están “suspendidas” en el aire desafiando la gravedad y el tiempo. Todo esto fue logrado gracias a un complejo sistema de anclajes y sensores.
 
Edificio Unasur en Quito
 
Este proyecto lo hizo merecedor al Premio IAI Best Design Award (Mejor diseño), en el marco de la Bienal de Diseño de Asia del Pacífico. En el encuentro participaron 820 propuestas de 20 países. El galardón se entregó en China en abril de 2015.
 
Las obras de Diego, graduado en la Pontificia Universidad Católica de Quito y con una especialización en diseño de terminales aéreas en Alemania, han tocado tierra en Perú, México, Nueva York, Medellín y Brasil. 
 
El legado profesional de Guayasamín se evidencia principalmente en Quito, en edificaciones residenciales, comerciales, corporativas y deportivas. Todas guardan un alto contenido escultural que pretende tener una identidad propia con cualidades de atemporalidad. 
 
Diego también es reconocido por concebir una de las residencias más imponentes de la capital, que incluso puede ser vista desde muy lejos. Se trata de la Casa-Museo Guayasamin, ubicada en una colina de Cumbayá, un proyecto que realizó junto a su padre, el arquitecto Gustavo. 
 
Si bien la vivienda guarda un aire contemporáneo, rescata elementos de la arquitectura tradicional ecuatoriana. Posee grandes paredes pintadas de blanco, muros portantes, zócalos de piedra, un patio interno con elementos de agua y grandes ventanales para observar el Antisana y Cayambe.
 
Casa Museo Guayasamín
 
“A futuro quiero que las personas consideren que no solo hice construcciones, sino buena arquitectura”, dice Diego, quien este año fue considerado por la revista Ad Architectural Digest, editada en México, como uno de los 100 arquitectos más influyentes de América Latina.
 
Actualmente el arquitecto Guayasamín se dedica a la práctica profesional independiente, publicaciones de sus proyectos en varios libros y revistas especializadas. 
 
Entre los proyectos más importantes que desarrolla al momento se destacan una propuesta para un Edificio Corporativo en el Nuevo Aeropuerto de Quito, y el diseño de una Torre Corporativa en Guayaquil. En Cancún concibe el diseño del Hotel Boutique del balneario mexicano y en Nueva York creó una residencia privada en Kings Point.