Apps móviles, clases de idiomas en el bolsillo | Vistazo

Apps móviles, clases de idiomas en el bolsillo

Ciencia y Tecnología

Apps móviles, clases de idiomas en el bolsillo

Luis Medina / [email protected] Lunes, 14 de Agosto de 2017 - 11:40
Le gustaría hablar como Daenerys de la Tormenta, Madre de los Dragones? Hay una aplicación que lo puede ayudar con eso. Duolingo, una de las apps más populares a nivel mundial para aprender idiomas, anunció que ahora dispone de un curso virtual de Alto Valyrio, una de las lenguas ficticias habladas en la exitosa serie televisiva “Juego de Tronos”, cuya séptima temporada se estrenó a mediados de julio.
 
También puede empezar a aprender un idioma real con Duolingo. Inglés, por ejemplo. O portugués o hasta guaraní. Esta plataforma, que dispone de nueve diferentes idiomas para enseñar a hispanoparlantes, forma parte de un grupo de herramientas online cuya meta es enseñar una lengua extranjera a sus usuarios.
 
Las aplicaciones de este tipo han cambiado la forma en que se aprende idiomas, mudando la enseñanza desde los salones de clase hacia los dispositivos móviles. Los readores de Duolingo sostienen que con este movimiento se logra hacer que el aprendizaje de lenguas extranjeras –tradicionalmente costoso e inaccesible para la mayoría– esté al alcance de cualquier persona con acceso a Internet.
 
¿Pero, qué tan efectivas son estas plataformas? Desde que las apps para aprender idiomas empezaron a poblar la red, investigadores académicos han tratado de determinar su efectividad.
 
 
Un estudio comisionado por Duolingo concluye que “la mayoría” de usuarios mejora sus conocimientos del idioma que estudian. No obstante, no todos se benefician por igual: mientras que los estudiantes que comienzan el proceso de aprendizaje tienden a exhibir mejorías significativas, los estudiantes más avanzados suelen progresar menos.
 
Un estudio publicado a finales de 2016 advierte que ninguna aplicación es igual de efectiva para todos los estudiantes.
 
Xiaojun Chen, de la Universidad de St. John en Nueva York y responsable de esta investigación, explica que si bien las apps para aprender idiomas proveen a sus usuarios de múltiples canales para practicar, ninguna es capaz de proporcionar una solución única para satisfacer las necesidades de todos los estudiantes.
 
Integradas a entornos de enseñanza, sin embargo, pueden ser de gran ayuda, estima Chen.
 
Especialistas de la Universidad de Bath (Reino Unido) concuerdan con la idea de que las herramientas digitales son un complemento, pero no pueden funcionar solas.
 
“Pueden ayudarnos a aprender palabras, pero no nos van a permitir saltar a una conversación en un nuevo idioma”, explican los académicos en un artículo publicado por la revista de divulgación científica The Conversation.
 
Las aplicaciones son efectivas, agregan, haciendo que los estudiantes practiquen todos los días para reforzar sus conocimientos de vocabulario, pero carecen del elemento de “comunicación” que resulta clave en el aprendizaje.