Unas Meninas modernas para reavivar la ciudad española de Ferrol | Vistazo

Unas Meninas modernas para reavivar la ciudad española de Ferrol

Galería de imágenes

Unas Meninas modernas para reavivar la ciudad española de Ferrol

Lunes, 03 de Septiembre de 2018 - 10:54

Indignado por la muerte lenta del barrio de Canido, en Ferrol, Eduardo Hermida decidió pintar su propia versión de Las Meninas de Velázquez en un muro. Un acto de protesta que ha dado nacimiento a todo un festival y revitalizado esta ciudad de Galicia.
 
Todo comenzó en 2008. Desde entonces, sus amigos lo han imitado, y a la iniciativa se han sumado artistas de lugares tan lejanos como Taiwán.
 
Hermida se ha convertido así en el creador de un festival que tiene lugar todos los años durante un fin de semana, y que ha atraído tanto a turistas como a nuevos habitantes al barrio de Canido.
 
- Un largo declive -
El Ferrol, conocido como "el Detroit" de España, acusó duramente los efectos del declive de sus astilleros. La ciudad, también conocida por ser la ciudad natal del dictador Francisco Franco, vivió una crisis "agónica y crónica", cuenta Hermida.
 
Todo ello "empuja a la gente a migrar, a marcharse, y quedan muchas casas abandonadas", añade este artista de 52 años, barba, gafas cuadradas y gorra. Según él, Canido, su barrio, fue "uno de los más castigados" por la decadencia económica.
 
Y es que desde 1981, El Ferrol, que tiene ahora unos 67.000 habitantes, ha perdido a más de 20.000, según el instituto estadístico gallego. El número de residentes de menos de 30 años ha caído en casi un 47% entre 1998 y 2017. 
 
Sin embargo, desde hace diez años el gesto de cólera de Hermida contra la inacción de las autoridades y las Meninas de todos los tamaños y colores que cubren los muros han devuelto la vida al barrio de Canido.
 
En la última edición del festival, que tuvo lugar del viernes al domingo y estuvo esponsorizado por varias marcas, artistas venidos de toda España estuvieron trabajando en paredes marcadas con una M amarilla, una señal que les indicaba dónde podían pintar sus obras.
 
Algunos, subidos a plataformas, pintaron con bombas de pintura fachadas gigantescas. Otros se dedicaron a ensamblar mosaicos cuidadosamente sobre una casa en ruinas. 
 
Desde los inicios del festival, y gracias al trabajo hecho, unas 240 versiones de "Las Meninas", una de las obras maestras de Diego Velázquez (s.XVII), decoran los muros y fachadas de Canido.
 
El repertorio es variado: Meninas cubistas, una con la cabeza de Dark Vador, otra con el eslógan feminista "Time's Up", una Menina sirena con el pelo azul y una cicatriz en el pecho, a modo de símbolo contra el cáncer de mama, u otra cuyas líneas de la cara siguen las fisuras del muro.  
 
La idea de revitalizar una ciudad a través del arte no es del todo nueva en España. El pueblo de Fanzara (este) ha hecho algo similar gracias a las obras de artistas urbanos procedentes del mundo entero.