Publicidad
Ecuador, 03 - 04 - 2014
Online
Revista
Pais Reportaje______________________________________________________________________

Fuerza Femenina

Sólo el cuatro por ciento de las mujeres de Ecuador ocupan cargos gerenciales en las empresas. Vistazo conversó con seis ecuatorianas que ejercen puestos de poder para conocer sus historias, cómo desarrollaron su carrera, qué obstáculos encontraron y quiénes las apoyaron en su camino.

Fuerza Femenina
En este artículo
Galería
GALERIA
Por Melisa Miranda Castro

El “sexo débil” ya no lo es tanto. La mujer tomó las riendas, se adentró en territorio masculino y logró hacerse su espacio en un mundo que hasta hace no mucho tiempo atrás era gobernado netamente por hombres. Superaron el no ser escuchadas en reuniones de trabajo, que les preguntaran si sus esposos las autorizaban a tomar decisiones y hasta que algunos las mandaran a cocinar. Pero también encontraron aliados, jefes que reconocieron su talento y su valor, compañeros que las trataron como pares, y familias que fueron sus pilares. Hoy ocupan altos cargos de poder en empresas de Ecuador, pero el camino hasta arriba no fue fácil y no todas alcanzaron la cima. Según un informe realizado en 2013 por la consultora Deloitte del total de empleados en las empresas ecuatorianas, la cantidad de mujeres representa solo al 39 por ciento, y de ellas sólo el cuatro por ciento tiene un cargo gerencial. Esto es algo que se repite en varios países de América Latina.
 

Ena Galletti | Gerenta general de Café Galletti.

 
“Ecuador es país de hombres, eso es definitivo. Ser mujer con cierto poder de decisión o con cierta autodeterminación es complicado porque, a veces, la gente se siente agredida porque están acostumbrados a otra cultura”, asegura Ena Galletti, gerenta general de Café Galletti, quien además reconoce que en los comienzos de su empresa familiar, a mediados de los 90, no le fue fácil afianzar su lugar. “En la primera fase tuve que escudarme bajo la figura de mi marido cuando se trataba de tomar decisiones importantes. Porque los mismos clientes o las personas con las que hacíamos negocios en el mercado local, me preguntaban si me había autorizado mi esposo porque esto es un negocio familiar. Hay que manejar esos temas con mucho cuidado porque la gente siente herida sus susceptibilidades. En los puestos gerenciales hay hombres muy exitosos que tienen sus esposas que son amas de casa entonces, ponerse a negociar con una mujer, no les es tan fácil”, explica la gerenta de Galletti, un café gourmet de exportación.
 

Paulina Burbano de Lara | Presidenta ejecutiva de Metropolitan Touring.

Para Paulina Burbano de Lara, hoy presidenta ejecutiva de Metropolitan Touring, tampoco fue simple su camino, que reconoce que lo fue construyendo con trabajo de hormiga y con mucha constancia. “Hace 30 años que yo escogí ser profesional. Era una decisión que tú tomabas. Hoy es distinto porque desde que estás en el colegio te piensas como profesional, pero en mi tiempo tú elegías salir de casa para ser profesional. El hecho de que sea una elección le da un carácter diferente a que sea un estilo de vida”, recalca. En sus inicios laborales tuvo que encontrar la manera de hacerse valorar. “En mis primeros años de trabajo hubo cosas desagradables pero con hombres mayores que yo, no con los pares. Las personas de mi edad trabajaban con nosotras como iguales pero me pasaba en reuniones de trabajo, con hombres 25 años mayores, que yo hablaba y ellos no me escuchaban. Era tan desagradable. Yo me rebelaba y cuando ahora todavía me pasa con un hombre mayor, digo esta persona no solo lo hace conmigo por ser mujer profesional; seguramente lo hace con su esposa, con sus hijas, con cualquier otra”, afirma.

Recientemente, las Naciones Unidas dieron a conocer un estudio hecho sobre América Latina donde se indicó que las mujeres de la región están sobre representadas en ocupaciones de menor calidad y mayor informalidad, el 54 por ciento de ellas está en ocupaciones informales, frente a un 48 por ciento de los hombres, según la investigación. En el documento se manifiesta que “las desigualdades son consecuencia directa de las perspectivas tradicionales sobre el lugar y el papel que deben ocupar las mujeres en la sociedad, basadas en prejuicios y discriminaciones”.

Génesis del cambio
Entre las mujeres ecuatorianas que llegaron a posiciones jerárquicas, no todas se enfrentaron a los mismos obstáculos ni sintieron que debían demostrar más para poder ascender. La doctora María Isabel Honores es la directora médica del Hospital Guayaquil Abel Gilbert Pontón y destaca que en la medicina no existen diferencias entre los sexos. “En la parte médica estamos muy bien equiparados, por ejemplo, tú haces guardias de 24 horas y no importa si eres hombre o mujer. Es igualito”, asevera.
 
 

María Isabel Honores | Directora médica del Hospital Guayaquil
 
Algo similar explica la gerenta general del Citi Bank Ecuador, Diana Torres. A pesar de ser una de las pocas mujeres con altos cargos en el ámbito bancario, ella no le atribuye ninguna responsabilidad al género sino que resalta que el ascenso en una carrera se debe al mérito, a las estrategias y la experiencia. “Yo no creo que ser mujer tendría que ser una ventaja o desventaja, nunca intenté sacarle ventaja al género”, dice y a pesar de reconocer que en el mundo laboral del país en general, el trato con algunos hombres puede no ser tan simple, en su empresa lo que prima es el desempeño profesional indistintamente del género. Para ella el respeto de las personas se gana a partir de que se siente en el día a día que uno tiene los elementos necesarios.
 

Diana Torres | Gerenta general de Citi Bank Ecuador.

A Guadalupe Durán, gerenta general de Microsoft en Ecuador, le tocó experiencias similares en su trayectoria. “He trabajado muy fuerte por cada uno de mis escalones profesionales y siempre he crecido en base a esfuerzos y resultados. Nunca he sentido estar en ventaja o desventaja por ser mujer”, asegura. Para Durán hay un solo diferenciador de mayor esfuerzo y es que como madre quiere ser parte del cuidado de sus hijos y encontrar el balance en la carrera profesional. Aunque sí reconoce que son pocas las mujeres que llegan a puestos altos. “Creo que sí somos excepciones y espero que la brecha cada vez se reduzca más. Lo positivo es que existe mayor concientización sobre el tema de la falta de mujeres en cargos de alta dirección, necesitamos menos conversación y más acción en el tema”, reclama.
 

Guadalupe Durán | Gerenta general Microsoft Ecuador.

Entre dos mundos
En las últimas décadas se fue gestando el cambio del que se están empezando a ver algunos frutos, respecto al rol de la mujer en el mundo del trabajo. Según datos de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, las mujeres tienen mayores logros académicos, el 56,5 por ciento de mujeres ha culminado la educación secundaria, mientras que en el caso de los hombres, el 52,6. En la universidad, el 15,4 de las mujeres y el 12,7 por ciento de los hombres han obtenido un título. “Ya se ven muchas mujeres en cargos importantes, inclusive de gerencias generales, todavía no son las suficientes pero hay un número interesante. Lo que sí diría es que toda mujer que entra al ámbito laboral, tiene el gran desafío de poder combinar el trabajo y la familia. Ese es uno de los elementos que hace que muchas mujeres tomen la decisión de no escalar en los puestos más altos porque son puestos que exigen mucha más responsabilidad y no tiene horarios”, afirma María Sara Jijón, fundadora de Red de Mujer Emprendedora-Ecuador. Diana Torres, de Citi Bank, no está muy de acuerdo con esto: “Se puede tener trabajo, familia y vida personal. Es muy difícil pero se puede lograr”, afirma y para ella su hijo y su marido siempre fueron fundamentales en el desarrollo de su carrera.


María Sara Jijón | Red de Mujer Emprendedora- Ecuador.

La mayoría de las consultadas por Vistazo aseguran que el balance es posible, con el denominador común de que para ello tuvieron que sacrificar a los amigos y la vida social. Además, todas contaron con el apoyo incondicional de su compañero de vida. Una de las maestras en el arte de equilibrar ambos mundos, es la directora médica del Hospital Guayaquil. María Isabel Honores se casó cuando estaba en el colegio, al terminar, junto a su marido decidieron estudiar Medicina. Por las tardes iban a la facultad y de 23h00 a 7h00 trabajaba como auxiliar de enfermería. “Tenía que repartirme entre la universidad, el trabajo y las niñas. Yo me las llevaba a la Universidad porque no tenía quién me las cuide. Se ponían a pintar y dibujar mientras nosotros estábamos en la clase”, recuerda. Además, su esposo le leía los libros de medicina mientras ella lavaba la ropa y su hija mayor la ayudaba levantando a sus hermanas y llevándolas al colegio. Cuando le ofrecieron el puesto en el hospital reunió a toda su familia y les consultó su decisión. “Mi esposo sobre todo me dijo, acepta que yo te apoyo”, relata. Ella encontró su fórmula de equilibrio que es que en el hospital no habla de la casa y en la casa no se habla del hospital.

Para Ena Galletti la solución a ese dilema fue el trabajo en casa, ella hizo de su hogar una oficina. “Mis hijos dicen que yo no trabajo donde vivo sino que yo vivo donde trabajo. Pero esto me ha permitido estar súper de cerca con su crecimiento, de su desarrollo personal”, cuenta. Guadalupe Durán, gerenta general de Microsoft y madre de mellizos, también encontró el balance. “Trato de administrar mi tiempo de la mejor manera posible en base a mis prioridades y me ayudo con la tecnología. Tengo todo calendarizado en Outlook y registro mi tiempo de trabajo al igual que mi tiempo familiar en base a objetivos y prioridades, y lo mido para después tratar de mejorarlo. Además establezco límites que trato de no romperlos”, comenta.

En el caso de Paulina Burbano de Lara creció con la libertad y la serenidad como ejemplos y así lo transmitió a sus hijos. “Si tú educas a tus hijos en libertad y confianza y les das ejemplos no tienes por qué distraer tu vida laboral de ellos ni ellos de tu vida laboral. Pero si estás dispuesta a dejar a tus hijos crecer en esa libertad, si tú los quieres controlar no puedes ser una buena profesional, si quieres llamar para ver si le dieron la sopa o los bañaron, te vuelves loca. Tienes que tener esa confianza de que están bien, de que hay alguien cuidándolos”, explica y comenta que para eso ella se rodeó de personas con las que generó un vínculo de confianza. Burbano habla sobre la necesidad de desterrar mitos sobre la mujer profesional, por ejemplo, que los hijos de la mujer que trabaja tienen problemas en el colegio. “Si los ecuatorianos queremos más mujeres profesionales en cargos importantes hay que apoyar esos primeros 10 años de trabajo y darles a las mujeres las certezas de que pueden trabajar y tener los momentos importantes de las vidas de sus hijos”, concluye.



Compartir

Imprimir
Imprimir
Recomendar
Enviar a un Amigo
Corregir
Corregir noticia
Comentarios COMENTARIOS

Nombre:
Apellido:
Cédula:
Email:
Comentario:

Máximo de caracteres 500     
Código:
Nota: No publicaremos comentarios ofensivos e insultantes y/o cuyo usuario no esté debidamente identificado. Los comentarios emitidos reflejan el criterio de nuestros lectores, de ninguna manera pueden ser considerados como la opinión de Revista Vistazo.
Publicidad
row COLUMNAS

Alfredo Pinoargote Culminación
La peor amenaza que en estos momentos se cierne sobre el presidente Correa y la democracia es el secuestro express de su figura como candidato invicto.

Santiago Roldós Pulgarcito en Utopía
El capitalismo descartable surgió con la invención de la máquina de afeitar Gillete, cuyo inventor King Gillete, terminó también siendo descartado por la empresa que ayudó a fundar.

Hernando Alzate Así es la vida
Las películas basadas en la vida real se han convertido en un nuevo género cinematográfico.

Encuesta

¿Cuándo fue la última vez que visitó un museo, una galería de arte o un teatro?

En esta semana
Hace 15 días
Hace un mes
Hace dos meses
Hace más de tres meses

Esta no es una encuesta científica.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Editorial Vistazo
VistazoQuiénes somos | Suscripciones | Publicidad
Todos los derechos reservados © 2009 Vistazo.com
Otras publicaciones