Gusto | 5 sentidos de Guayaquil | Vistazo

Gusto | 5 sentidos de Guayaquil

Visión

Estefanía Arias

Salado, ácido, amargo. Los variados sabores de Guayaquil, que se encuentran de norte a sur, construyen la identidad gastronómica del Puerto Principal.

Ceviche, encebollado, bolón, chicha resbaladera, entre otros son el reflejo de la identidad guayaquileña, sabores que forman parte de los destinos gastronómicos de la ciudad.

Uno de los puntos con mayor frecuencia es el Mercado Caraguay, ubicado en el sur. Cientos de comerciantes entran y salen del muelle para abastecerse de mariscos traídos de El Morro, Jambelí, isla Puná, Punta Piedra y Posorja.

El salado sabor del pescado, del camarón y demás mariscos, se mezcla con la acidez de la cebolla, el limón y la naranja dando paso al sabor único del ceviche, plato típico del Puerto Principal y uno de los más demandados por el paladar guayaquileño.

En el comedor "Tres Hermanos" trabaja Loy Cuero, quien asegura que el ceviche de camarón es el más solicitado por los visitantes.

La atención es diaria, de lunes a domingo, de 5:00 a 16:00. Cuero no descansa; en su cocina se fusionan contrastantes sabores para complacer los más voraces apetitos. A este plato se suman acompañantes para todos los gustos: la suavidad del arroz, el peculiar aguacate y los salados y crocantes patacones.

Otro local en este sector de la ciudad es la chicha resbaladera "La Tradicional" de Rosita Amendaño, el cual también forma parte del concurso gastronómico Raíces.

Este año estrena un nuevo local (Av. 6 de Marzo # 2316 y Gómez Rendón), uno más típico, con imágenes del Guayaquil antiguo en sus paredes.

Rosita, junto a su esposo Ángel Barba, atienden a sus clientes desde hace 17 años. Aquí el dulce engaña al olfato, entre los churros de manjar, quesadillas, torta de vainilla, chumbeque, entre otros, hacen más díficil la decisión de con qué acompañar a esta bebida a base de arroz.

Es ella quien la prepara con el único objetivo de intentar recuperar una bebida tradicional en la época de los abuelos.

Ya avanzando hacia el centro de Guayaquil está el encebollado de 'El Pez Volador', la hueca ganadora de la primera edición del concurso gastronómico Raíces.

En la esquina de las calles Aguirre y Esmeraldas, el olor a la albacora llama al hambre de los comensales.

La propietaria, Angélica Cujilán, cuenta que a diario vende más de 200 encebollados, y los fines de semana este número hasta se triplica.

Agrega que es uno de los platos más solicitados por los guayaquileños sobretodo al día siguiente de una fiesta. "Después de una noche de farra, al día siguiente un encebollado les quita la mala noche".

El encebollado se lo puede servir con chifle, pan o arroz. No solo ofrecen este plato, también hay bollos, hayacas, humitas y guatita.

 

El bolón de verde es símbolo del desayuno costeño y en el Café de Tere es uno de los platillos más vendidos.

El olor a verde y a chicharrón friéndose en varias pailas de metal es muy común en el norte de la ciudad. El origen de este local, ubicado en la ciudadela La Garzota, remonta a la ventana del hogar de Teresa Castro, dueña.

Actualmente ya cuenta con varias sucursale en distintos sectores de Guayaquil, pero en todos se ofrece una variedad de bolones de verde con queso, chicharrón o mixto que van desde a $1.99 el simple.

El sabor a leche caliente, panela y vainilla deleita a los transeúntes que pasan por las esquinas de las calles Chile y Azuay (sur). Se trata del morocho, una tradicional bebida que la preparan en Mr. Morocho.

Su aroma es único, y en cuestión de gustos, algunos la prefieren con pasas, canela en polvo o leche condensada. Rosa Collahuazo y Luis Calderón, esposos y propietarios del negocio, elaboran 400 litros de esta bebida, y lo acompañan con pan de yuca o empanadas de morocho.

A pesar que no es un plato típico de la ciudad, la comida árabe converge en una calle urdesina: Guayacanes. A lo largo de cinco cuadras de este tramo, el olor a pollo brostizado es común. Se debe al shawarma, un platillo principal de Líbano.

El Sultán Grill forma parte de la decena de locales que ofrecen este bocado oriental. Ubicado en Guayacanes y calle Primera, el chef y propietario, Abdalla Bzeih, lo prepara con pan pita, pollo y vegetales, acompañado con una salsa de ajo.